“Con Colombia Siembra le vamos a dar un giro de 180 grados al agro”: Ministro Iragorri

 

Cereales, leguminosas, piscicultura, forestales, frutas y hortalizas son las líneas de producción a las que les va a apostar el plan Colombia Siembra, la nueva política del Gobierno Nacional con la cual se busca lograr la soberanía alimentaria y convertir al país en un proveedor mundial de alimentos.

 

Así lo dio a conocer el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, en su intervención en el foro “Colombia siembra: soberanía alimentaria y despensa del mundo”, donde además indicó que “con Colombia Siembra se le va a dar un vuelco de 180 grados al sector agropecuario colombiano”.

 

El funcionario recordó a los asistentes al foro, que el Plan tiene como objetivo aumentar el área sembrada del país en un millón de hectáreas al 2018; pasando, de 7.131.500 he. que tiene actualmente el país dedicas a la producción agropecuaria a 8.131.500 he., según cifras del último Censo Nacional Agropecuario.

 

Al respecto, Iragorri Valencia, desestimó las versiones de algunos contradictores que señalan que aumentar las áreas sembradas en un millón de hectáreas es muy poquito para los próximos tres años. Esto resulta falso, afirmó el funcionario, si tenemos en cuenta que en los últimos 20 años tan solo se han aumentado 660 mil he. Esto, al comparar las áreas cultivadas que existían en 1994 con las del 2014.

 

“El paraguas fundamental de Colombia Siembra es la soberanía alimentaria; es decir, que seamos capaces de alimentar a los 48 millones de colombianos con productos nacionales”, añadió e hizo la alerta sobre como desde los años sesenta, del siglo pasado, pasamos de tener el 70 por ciento del país sembrado con cultivos transitorios a tan solo el 16 por ciento. “Lo grave, es que estos productos son la comida”, dijo.

 

En el evento, el cual contó con expertos nacionales e internacionales, el MinAgricultura indicó que el primer paso es saber qué vamos a sembrar y donde hay que hacerlo; para ello, con la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra), se ha desarrollado un estudio sobre los conflictos del uso del suelo y el potencial productivo de cada departamento y municipio del país.

 

Según los resultados presentados por la Upra, en Colombia hay 26.5 millones de hectáreas con vocación para el agro, de las cuales 11 millones son aptas para actividades agrícolas; 6 millones para ganadería; 4 millones para el sector agroforestal, 3 millones para forestar de agro producción y 2 millones para cuerpos de agua.

 

Como análisis del sector, el funcionario informó que el país importa más de 10 millones de toneladas de alimentos.   Con Colombia Siembra se busca redecir la dependencia de las importaciones y aprovechar el potencial de productos nacionales tanto en mercados internos con productos como maíz amarillo y blanco; soya, arroz, palma de aceite, cacao, caucho, forestales comerciales y piscicultura.

 

En cereales, que es la primera línea priorizada en el plan, se importan 170 millones de dólares al mes; en trigo se importa el ciento por ciento; la cebada el 97 por ciento; en maíz industrializado, compramos 3 millones 400 mil toneladas mensuales, y para consumo humano se produce en el país un millón de toneladas: pero llevamos 10 años produciendo lo mismo.

 

El Ministro Iragorri hizo hincapié, en que no es posible que Colombia donde hay 500 mil hectáreas en aceite de palma, con unas condiciones excelentes para la alimentación humana, y que según la FAO son el segundo producto en alimentos, la mayoría sean importados: y, solo una parte mínima de la producción nacional sea utilizada para producción de margarinas y biodiesel”, añadió.

 

En cuanto a las leguminosas, el Ministro informó que Colombia importa más de 20 millones de dólares al mes, en productos que podemos producir como frijol lenteja, arveja, etc. que se dan en el país

 

“Si nosotros remplazáramos solamente el maíz, la soya y la cebada, con ello sustituimos el 70 por ciento de las 10 millones de toneladas que el país importa actualmente, con tres productos nada más”, dijo.

 

En cuanto a la tercera línea priorizada (la piscicultura), el jefe de la cartera agropecuaria señaló que es inconcebible que Colombia teniendo dos océanos y una gran red fluvial, importe al mes cerca de 40 millones de dólares en pescados y mariscos: “cuando podemos producirlos”.

 

No es solo sustituir en ciertos cultivos la importaciones, es fomentar también las exportaciones y aprovechar el potencial de productos como: aguacate, guayaba, ají, brócoli, mango, papaya, piña, pitahaya, lulo, mora, sandia, uchuva, granadilla, maracuyá, plátano/banano, gulupa, curuba.

 

Igualmente, el sector pecuario tiene un gran potencial exportador con productos como la carne bovina, la trucha y la tilapia, los cuales tienen una alta demanda a nivel mundial.

 

Las proyecciones que se han realizado en el Ministerio, apuntan a alcanzar un crecimiento promedio del PIB agropecuario de 4.5% anual, generar más de 250.00 empleos a 2018 y reducir la pobreza, medida por ingresos en 4.3%.

 

En el marco del Foro de Revista Semana, realizado por el MinAgricultura y la Upra (“Colombia Siembra: soberanía alimentaria y despensa del mundo”), la Unidad presentó la “Zonificación para plantaciones forestales con fines comerciales a escala 1:100.000” que identifica y delimita las áreas con aptitud para el cultivo comercial de especies forestales, por lo que se convierte en una herramienta que favorece la evaluación de alternativas productivas a los trabajadores del campo, entes territoriales e inversionistas.

Al respecto el director de la Upra, Felipe Fonseca, dijo que Colombia Siembra es la oportunidad para materializar la razón de ser de la Unidad: “a través de la planificación rural que adelantamos vamos a identificar de la mano de los gremios, cuales son las líneas productivas y las zonas aptas para orientar los instrumentos para sacar adelante este Plan como crédito, asistencia técnica, etc.”.

 

Para ello, explicó el funcionario, se aplicará un plan de ordenamiento productivo, mediante el cual se determina la demanda del mercado; luego, teniendo en cuenta los requerimientos técnicos del cultivo y el sistema productivo determinar donde se puede producir; y por último, de la mano de los gremios y los entes regionales, priorizar las acciones a realizar para ampliar las áreas que se tienen como meta.

 

En el Foro participaron expertos internacionales como Salvador Parra Gómez, Director del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de Almería, España; Erwin Deniss. Líder del programa Colombia del Banco Mundial; Ana Mercedes Cepeda, Oficial de estrategia del Plan Mundial de Alimentos y Rafael Zavala, Representante para Colombia de la FAO.

 

De igual forma, Cecilia López, exministra de agricultura y economista de la Misión Rural; Eduard Baquero, presidente de la Federación Nacional de Cacaoteros de Colombia (Fedecacao); y Roberto Vélez Vallejo, Gerente de la Federación Nacional de Cafeteros.

 

El evento, también contó con la visión de pequeños y medianos productores de la Asociación de Productores de Aguacate Tipo Exportación (Apatex) de Marquetalia, Caldas y de ASPPASAM de Santa María, Huila.

 

Finalmente el Ministro, dijo que “este tiene que ser un pacto que nace en el pequeño productor del lugar más recóndito de Colombia, que tiene que sentir que el campo se volvió tan ‘sexy’, que lo que el produce se le va a poner en un planto de un consumidor colombiano y que va a tener las garantías para sembrar y vender”.