Cortolima, IBAL y Alcaldía de Ibagué, continúan junto a las comunidades comprometidas con la conservación del Cañón del Combeima.

Foto: Suministrada

 

Así se reiteró este viernes 15 de febrero en la socialización del Plan de Manejo Ambiental y puesto de control de la Reserva Forestal Regional “Alto Combeima”. 

El Proyecto Integral Cuenca Combeima-PICC- ejecutado a través de la Alcaldía de Ibagué, IBAL y CORTOLIMA, convocaron a una reunión con las Juntas de Acción Comunal del Corregimiento de Juntas, para dar a conocer los alcances del PMA y el Puesto de Control El Palmar ubicado al inicio de la Reserva Forestal Regional “Alto Combeima”.

Basados en la Resolución 0751 de 2018, por medio de la cual se adoptan las medidas operativas y de protección ambiental a la reserva, se dio a conocer y se aclaró el alcance de las actividades permitidas, condicionadas y prohibidas para el ingreso.

Se dejó claro que como bien público la comunidad en general puede disfrutar de dicho espacio, como lo ratificó Jorge Enrique Cardoso, Director de CORTOLIMA, “No se prohíbe el ingreso a ninguna persona nacional o extranjero, solamente se controla y se vigila”.

De igual manera se socializó el estudio de capacidad de carga con la que cuenta la Reserva Forestal Regional “Alto Combeima”, esto con el objetivo de presentar el ordenamiento participativo de la actividad de turismo de naturaleza en la zona de influencia del Parque Nacional de los Nevados, por las rutas Norte y Sur del ascenso al Nevado del Tolima y los senderos ecológicos autorizados para la misma actividad.

Durante la jornada también se presentó el Proyecto Integral Cuenca Combeima-PICC- y su labor en la región, que gracias a los recursos y esfuerzos mancomunados de las entidades que lo conforman actualmente se desarrollan diferentes programas como talleres, intalación de estufas ecoeficientes, biodisgestores, reforestaciones, entre otras, así como la implementación de estrategias de prevención, mitigación e intervención de la Cuenca del Río Combeima.

«Debemos mantener esto, nosotros tenemos que apuntarle a una ciudad sostenible y lo logramos desde las instituciones con el compromiso de las comunidades si nosotros no trabajamos en la conservación no vamos a tener agua para la ciudad.» Aseguró el Gerente del IBAL, Carlos Fernando Gutiérrez G..

Finalmente y como cierre de la jornada se escuchó a la comunidad y llegar a acuerdos para dar cumplimiento a los objetivos de conservación, protección, recuperación y enriquecimiento de la Reserva, pues los habitantes son conscientes de la responsabilidad que tienen con su territorio, “Debemos ser los que repliquemos las buenas prácticas, que seamos nosotros los que nos unamos a los esfuerzos que hacen las entidades en el Cañón para mantener el ecosistema” acota, Hernando Caicedo, residente de Juntas.


Tomado del servicio de prensa del Ibal