Papa Francisco Vatican Media

El Papa Francisco le dice a las religiosas: “Dad esperanza a quien no quiere seguir viviendo”, animándolas a dar amor y esperanza 

La Congregación de las Teatinas de la Inmaculada Concepción celebra 400 años de la muerte de su fundadora, por este motivo el Papa Francisco las recibió en una audiencia en el Vaticano y las exhortó a dar una palabra de esperanza también a los que no quieren seguir viviendo.

El santo Padre las animó a estar cerca de las personas que también “han perdido el sentido de la vida, corazones secos y sedientos de pan bueno y de agua viva, que también sin saberlo esperan a Jesús”.

Además desatacó a la fundadora: “Orsola Benimcasa fue una mujer contemplativa” y “toda su vida buscó la plena conformación a Cristo crucificado, también gracias a las experiencias místicas. Enamorada de la Eucaristía, ha hecho de este sacramento el centro y el alimento de su vida”.

Así mismo, al mencionar la vida de oración que llevan en comunidad, dijo que las lleva “a amar el mundo así como lo ama y lo quiere el Señor”, pero sobre todo “os lleva a dedicaros a la educación y la formación de las nuevas generaciones, con atención a su promoción humana y a su crecimiento en la fe”.  Sin olvidar “vuestra presencia cerca de las personas que sufren, en las que reconocéis a Jesús crucificado”.

“El mundo necesita de vuestro testimonio de vida fraterna en comunidad, animada de una espiritualidad de comunión entre vosotras. La espiritualidad de vivir juntos, así que el camino comunitario se convierta en un ‘santo peregrinaje’”.

El Vicario de cristo las animó a continuar por el mismo camino para “salir de vosotras mismas e ir a las periferias existenciales, con libertad de corazón. Vosotras mismas encontráis vida dando vida, encontráis esperanza dando esperanza, encontráis vuestra razón de ser en la Iglesia y en el mundo amando y viviendo siempre según la lógica del don, la lógica del Evangelio”.

Fue asi como el santo Padre animo a la Congregación de las Teatinas de la Inmaculada Concepción a dar vida y esperanza, en este mundo, dando fe del evangelio.


Redacción: Paz estéreo