Hoy la Iglesia Católica celebra  la fiesta de San Bartolomé uno de los 12 apóstoles de cristo predicador del Evangelio y patrono de diferentes trabajadores.

Según el evangelio, San Bartolomé fue uno de los 12 apóstoles de Cristo y predicó la palabra de Dios después de la Ascensión del Señor. Así mismo, según la tradición esta misión la llevó a cabo en la India y Armenia, donde recibió la corona del martirio.

Además, Bartolomé es mencionado en tres de los Evangelios sinópticos (Mateo 10:3; Marcos 3:18; Lucas 6:14) siempre en compañía de Felipe, y en los Hechos de los Apóstoles (1:13) donde se hace presente en Pentecostés.

También en el Evangelio de Juan, (donde no aparece con el nombre de Bartolomé), pero muchos eruditos lo han identificado con Nathanael (que significa “regalo de Dios”), que también aparece siempre con Felipe.

Recordando un poco de historia, este Santo nació en Caná de Galilea y fue llamado por Jesús a través de Felipe para ser su apóstol (Juan 1, 45-51). Convirtiendose en uno de los discípulos a los que Jesús se apareció en el mar de Galilea después de su resurrección (Juan 21:2).

Según una tradición recogida por el llamado “padre de la historia de la Iglesia”, Eusebio de Cesarea, Bartolomé se fue a predicar el evangelio a la India, en donde dejó una copia del Evangelio de Mateo en arameo.

Es importante reconocer, que la tradición armenia lo considera, junto a San Judas Tadeo, como santo patrono de la Iglesia Apostólica Armenia por ser cofundador del cristianismo en ese país.

Aunque, se dice que martirio ocurrió en Abanópolis (Armenia) en la costa occidental del Mar Caspio, después de haber predicado también en Mesopotamia, Persia y Egipto. En este lugar le arrancaron la piel cuando estaba aún con vida y fue decapitado por el Rey Astyages en Derbend.

El Santo del día de hoy Bartolomé, es representado en el arte desollado y sosteniendo su piel con sus propias manos. No obstante es más común verlo representado con barba, un libro y un cuchillo. Sus reliquias, se cree que están conservadas en la iglesia de San Bartolomé en la Isla Tiberina, en Roma.

San Bartolomé se caracteriza por tener múltiples “patronazgos”: es patrono de los carniceros, fabricantes de libros, guantes, pieles, zapateros, sastres, mercaderes de queso, viñadores, albañiles y otros y  se le invoca contra desórdenes nerviosos.


Redacción: Paz Estéreo