Banner de Ejercicios Espirituales

El señor tiene el poder de la sanación todo depende de la fe con que pidas ser curado. 

El predicador relata su testimonio de vida, cuando sintió muy cerca la muerte. Lo habían desahuciado, sin embargo, el se sano.  Todos los días recibía grupos de oración y a pesar de no poder ni moverse, pedía a Dios por su salud.

Se debe confiar en la medicina de Dios y no en la del hombre. Si tomamos cada enfermedad como una bendición y pedimos la sanación de los demás. Dios nos enviara los medicamentos.

También menciona la imposición de manos, la cual nace desde las madres cuando un niño se cae y la mamá le hace curación, su poder en sus manos para que su hijo no sufriera. Al igual Jesús envía a los misioneros para que brinden el gran poder se sanar, escuchar, predicar.

Durante la predicación el Padre Eugenio, nombra los diferentes milagros que existen en la biblia. Reflexionando sobre las pruebas que se tiene cuando se sufre de una enfermedad.


Redacción: Annie Rincón

 

COMPARTIR