El chavismo maniobra para ensanchar la brecha en la oposición

Foto: AP

Guaidó desafía a la alianza entre el Gobierno y el grupo de disidentes y asegura que este martes intentará presidir una sesión de la Asamblea pese al bloqueo del Parlamento

Por: F. Manetto / Caracas

EL PAÍS (ES)

El aparato del chavismo ha intensificado sus maniobras para profundizar la brecha en las filas de la oposición al régimen. Esa quiebra tuvo una escenificación el domingo en la Asamblea Nacional, aunque el Gobierno de Nicolás Maduro tuvo que recurrir a la militarización de la zona para dificultar el acceso al Parlamento. Una treintena de diputados opositores traicionaron a Juan Guaidó y apoyaron en una rocambolesca votación al disidente Luis Parra. El siguiente paso fue, este lunes, la convocatoria de una mesa de diálogo entre esos sectores opositores y el Ejecutivo.

El objetivo de la bancada del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) era escenificar una ruptura entre las voces críticas con el chavismo. «En el día de hoy se ha producido un hecho político realimente importante. En primer lugar, la fractura de los sectores de la oposición», dijo a EL PAÍS Óscar Figuera, secretario general del Partido Comunista, minutos después de la improvisada juramentación de Parra, un político sobre el que pesan acusaciones de corrupción. En su opinión, lo que se demostró es que la oposición está rota. Esa es la estrategia del oficialismo, que Guaidó y sus seguidores intentan ahora desbaratar. El propio Maduro no tardó en reconocer a ese diputado como nuevo jefe del Poder Legislativo. Lo afirmó durante la inauguración de un estadio de béisbol mientras poco después de que en el Parlamento se desatara el caos. Atribuyó la situación a «una rebelión de los propios diputados». Esta circunstancia tiene unos tintes paradójicos, ya que la justicia declaró en desacato a la Cámara hace ya tres años.

Guaidó, que no otorga ningún tipo de validez a ese procedimiento por carecer de verificación formal del quórum y sobre todo de la votación a mano alzada, no solo respondió a ese golpe de mano con una sesión alternativa que a última hora de la tarde del domingo le ratificó en el cargo con el apoyo de 100 y de los 167 diputados en la sede del periódico El Nacional. Además, este lunes redobló su desafío a la alianza entre sus antiguos aliados y el oficialismo insistiendo en que este martes intentará presidir una sesión ordinaria en las instalaciones de la Asamblea Nacional. Queda por ver cómo, puesto que al bloqueo del Parlamento por parte de las fuerzas de seguridad se añade que Parra y su equipo ya tomaron posesión de sus despachos. Este llegó a invitar a Guaidó a acudir como un parlamentario más y decir lo que estime oportuno, pero sus planes son otros.

«Mañana [el martes] volveremos a asumir los riesgos para ingresar al Parlamento porque Venezuela lo vale. La dictadura verá si va a seguir corriendo hacia adelante, verá si va a seguir insistiendo en estrategias políticas fallidas», enfatizó el líder de la oposición, quien rechazó la hipótesis de que su grupo de diputados se separe del bloque que apoyó a Parra. «La Asamblea Nacional es una sola». Guaidó, que estuvo acompañado de la junta directiva que fue reelegida junto a él -entre ellos, Juan Pablo Guanipa y Carlos Berrizbeitia como primer y segundo vicepresidente-, tachó de «cómplices» de Maduro a los disidentes y exhibió el apoyo internacional recibido. El político resaltó especialmente la condena a lo ocurrido por parte de los Gobiernos de México y Argentina. Esto es, el Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador y el nuevo gabinete kirchnerista de Alberto Fernández, que hasta ahora se habían mostrado más conciliadores con el chavismo.

Sin embargo, El Gobierno de Maduro y su brazo parlamentario, que ya controla la totalidad de la Asamblea Nacional Constituyente, buscan avanzar en su entendimiento con los diputados que se separaron de Guaidó. Este lunes se reunió la llamada Mesa de Diálogo Nacional. El excandidato presidencial y expastor evangélico Javier Bertucci anunció la liberación de 14 presos políticos. Otro gesto con el que las dos partes intentan demostrar la eficacia de su alianza, que apenas encuentra reconocimiento en la gran mayoría de los partidos opositores que integraban la antigua Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

LA MESA DE DIÁLOGO ANUNCIA LA LIBERACIÓN DE 14 PRESOS

La llamada mesa nacional de diálogo de Venezuela, en la que participan el chavismo y un sector minoritario de la oposición, anunció este lunes la excarcelación de 14 presos políticos.  «Queremos anunciar liberaciones que este momento se están efectuando», dijo el pastor evangélico y excandidato presidencial Javier Bertucci, quien participa en estas conversaciones.

La lista de quienes se verían beneficiados por estas medidas la conforman Manuel Chacín, Jormanth Linares, Michel Vargas, Jesús Lira, María del Carmen Herrera, Luis Barrios, Carlos Marrón, Renzo Miquilena, Nataly Gallego, Jesús María Ocando, Rafael González, Nelson Castellano y Emilio Boulanger. También está el reportero Jesús Medina Ezaine, que se encuentra detenido en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, desde agosto de 2018 y es acusado de instigación y asociación ilícita. / EFE


Tomado del diario EL PAÍS (ES)