El colombiano Óscar Godoy Barbosa recibió el Premio Ñ-Ciudad de Buenos Aires

Foto: Pijao Editores

El pasado y el presente del conflicto armado en Colombia y las dificultades de una reconciliación son el eje de una historia que mereció la distinción por parte del Jurado de Honor.

El colombiano Óscar Godoy Barbosa se quedó esta noche con el Premio Ñ-Ciudad de Buenos Aires por su novela Te acuerdas del mar y la novedad hizo que su rol de periodista dejara protagonismo a su lado de autor de literatura, un doble juego al que este periodista que fue jefe de Redacción del diario La República se ha ido acostumbrando con el tiempo. «Si llama la atención el premio es por su transparencia. Es un gran honor», dijo desde el escenario, en la imponente cúpula del Centro Cultural Kirchner (CCK), conmovido y feliz.

Acompañado por el editor general de Clarín, Ricardo Kirschbaum; la editora general de la Revista Ñ, Matilde Sánchez; y los integrantes del Jurado de Honor, el autor que se presentó con el seudónimo de Sergio Leiman, contó que es docente universitario: «Soy profesor de Escritura Creativa y les digo a mis estudiantes que para escribir hay que estar metido con el alma y las tripas». Y cerró su breve discurso con un toque de humor: «Lo mejor de ganar premios es que uno puede hablar de ellos con sus alumnos», dijo Godoy Barbosa y despertó las risas del público.

Godoy Barbosa nació en 1961 entre los paisajes verdes de Ibagué, un municipio que se acomoda sobre la Cordillera Central de los Andes entre el Cañón del Combeima y el Valle del Magdalena. Sin embargo, sus novelas y cuentos suelen estar situados en Bogotá, capital que conoce íntimamente porque ahí se formó y ahí trabaja. Por eso, la novela premiada esta noche no es la excepción: dos hombres se encuentran por casualidad internados en la misma sala de un hospital bogotano: uno de ellos, carcomido por un cáncer. El otro ha llegado recién luego de que tres muchachos lo asaltaran y lo molieran a palos hasta dejarlo casi muerto. No se conocen. Aunque tienen mucho en común.

Te acuerdas del mar pone el foco en un tema difícil: la lucha armada entre el Ejército, fuerzas paramilitares y la organización guerrillera Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) que desmembró a la sociedad colombiana durante más de medio siglo. No es la primera vez que Godoy Barbosa se anima a este asunto: su novela anterior, Once días de noviembre, regresaba sobre dos tragedias que tuvieron lugar en 1985: la toma del Palacio de Justicia de Bogotá por parte de los guerrilleros del M-19 que terminó en masacre y la erupción del Volcán Nevado del Ruiz, que mató a 25.000 personas apenas una semana después.

Ahora, con Te acuerdas del mar, seleccionada entre 466 manuscritos recibidos, Óscar Godoy Barbosa se mete en los escombros de esa guerra despiadada y se pregunta qué queda hoy de todo aquello en Colombia. Así, un guerrillero de las FARC sobreviviente, un general del Ejército lleno de curiosidad, una niña que vivió la infancia entrando y saliendo de la clandestinidad de su madre, y un paramilitar despiadado se enlazan, encuentran y desencuentran en una trama enlazada con astucia. Porque si algo queda claro es que, por muy necesarios que fueran los acuerdos de paz que establecieron el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, las heridas tienen procesos propios de cicatrización. O procesos propios para seguir abiertas.

“Nada justifica el sacrificio de tantas vidas –dice Corso, en la cama del hospital, sobre su pasado en las FARC y su presente internado–. Y menos ahora que renunciamos a cambio de un lugar en la sociedad que quisimos cambiar, que no cambió y no nos acepta”. Sobre el libro, el jurado de honor Jorge Fernández Díaz dijo: “Una poderosa parábola sobre la violencia política y sobre la amistad impensada entre dos enemigos irreconciliables”. Y su par Liliana Heker, señaló: “A través de distintas voces, de historias que se cruzan, de personajes tal vez irreconciliables pero fugazmente hermanados, el autor va urdiendo un alegato perturbador y luminoso”. Finalmente, Jorge Volpi señaló: “Esta poderosa novela aspira a convertirse en emblemática de lo que en Colombia se ha llamado, un tanto equívocamente, el postconflicto”.

Después de formarse como periodista en Bogotá, Óscar Godoy Barbosa tuvo un impulso: lo suyo era la literatura. Y detrás de esa intuición, se fue a París para estudiar letras en la Universidad Sorbona III en 1987 y luego a Estados Unidos para completar una maestría en Escrituras Creativas de la Universidad de Texas en 2012. Pero en Colombia lo esperaba el periodismo económico y a planillas y porcentajes le dedicó doce años de trabajo profesional en diarios como La República, El Nuevo Siglo y La Prensa, y las revistas Negocios, Diners, Hombre, La Nota Económica Conozca Más, entre otras. Aunque los cuentos y las novelas seguían ahí, disputando horas y energías. Recibió media docena de premios por su producción de ficción y además se involucró en la vida académica como profesor en la Universidad Central de Bogotá, tanto en el Taller de Escritores (TEUC), como en el Pregrado de Creación Literaria, la Especialización en Creación Narrativa y la Maestría en Creación Literaria. Esta noche, en Buenos Aires, el escritor que es Óscar Godoy Barbosa tuvo su premio mayor.


Tomado del diario Clarín (Ar)