Banner de Ejercicio Espirituales programa de 9:00 a 10.00 am y de 10:00 a 11:00pm

“Porque Dios tiene la facilidad de hacer con poca masilla una gran obra”

La reflexión inicia, diciéndole al espíritu santo que “su amor este palpitando en nuestro corazón”

Los retiros espirituales son importantes para aprender y reflexionar, porque se “debe sentir al Dios del amor, entrando en el corazón”. Todo se va sintiendo.

El padre Jorge Mario Resaltó “Porque Dios tiene la facilidad de hacer con poca masilla una gran obra”. Toda la vida hemos intentado que nuestra “vasija de barro” no se rompa, cuando en realidad debemos cuidar es el tesoro, porque es valioso. El valor de nuestra vida no lo da la vasija, si no el tesoro.

El tesoro es todo aquello que se ama, y en esta reflexión se aprenderá a conocer el tesoro en vasija de Barro. Un retiro significa tomar distancia, alejarse de lo cotidiano, en donde la semilla pueda dar frutos. Se debe hacer un reflexión “mira lo que te mira” como decía Santa teresa.

Durante su discurso, el Sacedorte Naranjo, habla sobre el desierto, refiriéndose aque es el lugar más hermoso, este lugar tiene aridez en donde Dios habla, Dios nos quiere sedientos y es El sediento por nosotros. Es una prueba de que necesitamos de Dios, para que Dios se convierta en la fuente. Aunque el desierto es un sitio con silencio, pero un silencio interior, para que Dios hable.

Dios quiere ser certeza en el corazón humano, se debe hacer silencio para que sea ÉL quien puede hablar, porque el no habla donde hay odio.“En la soledad Dios se hace sonido”. Todas las personas deben hacer silencio.

El alma es “como un castillo de cristal” ( María Teresa), eres una obra preciosa de Dios, magnifica, mimada y consentida, con toda la ternura de su corazón. Dios elige un camino, en el evangelio se habla del desierto, de un pueblo que camina, donde era liderado por Moises.

Es importante asistir a los retiros espirituales por que se realiza Tarea de Liberación, donde la tristeza se cambie por alegría, que pase el pecado al perdón. Sacar las esclavitudes, la depresión. Por ejemplo al pueblo mencionado anteriormente, le pasaba cosas buenas porque eran guiados por Dios, un Dios que daba la mano.

No se debe perder nunca la fe, porque tenemos a Dios en medio de nosotros siempre.

“Dios no lleva a todas las personas por el mismo camino, pero si labra un destino”.


Redacción: Annie Rincón