“El verdadero precio del arte”, campaña de la UNESCO para mostrar la cara oculta de la venta ilegal de arte

En el marco de los cincuenta años de la Convención sobre las Medidas que Deben Adoptarse para prohibir e Impedir la Importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales, la UNESCO lanzó El verdadero precio del arte, campaña que busca mostrar los nexos entre el tráfico ilícito de bienes culturales y el crimen organizado.

Detrás del tráfico ilícito de bienes culturales se esconde, en muchos casos, una actividad altamente organizada que financia el terrorismo o se nutre de excavaciones ilegales, señaló la UNESCO, organismo que encabeza una campaña internacional para revelar la cara oculta de esos objetos. La iniciativa El verdadero precio del arte busca sensibilizar al público sobre un comercio que representa unos 10.000 millones de dólares anuales (8.500 millones de euros) y que procede también a veces de robos en museos destruidos por la guerra.

Le sugerimos leer Una aproximación a la idea del amor desde Soren Kierkegaard y Octavio Paz

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) advierte, por ejemplo, que el comercio de antigüedades es una de las principales fuentes de financiación del grupo terrorista Estado Islámico. Sus imágenes muestran esas piezas ilícitas en salones o casas de hipotéticos compradores. “El arte no conoce fronteras. El crimen organizado tampoco”, dice sobre una vasija peruana de los siglos IV-VI d.C., que gracias a dos intermediarios cruzó Costa Rica y Florida antes de ser adquirida por un experto en arte, quien posteriormente la puso en venta en una casa de subastas. La UNESCO ilustra también su campaña con un relieve funerario de Palmira del año 50-150 d.C., robado en el Museo Nacional de esa ciudad siria por militantes del Estado Islámico durante su ocupación, antes de entrar como contrabando en el mercado europeo

“El tráfico ilícito constituye un robo caracterizado de la memoria de los pueblos. Despertar conciencias y llamar a la más extrema vigilancia son labores necesarias para luchar contra esta realidad todavía demasiado subestimada”, subrayó Audrey Azoulay, directora general del organismo. Esta campaña marca el aniversario número 50 de la Convención de la UNESCO sobre las Medidas que Deben Adoptarse para Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales, adoptada en 1970. Dicho acuerdo proporciona un marco internacional para la prevención del robo y el saqueo, así como para la restitución y el retorno de los bienes culturales robados. Este acuerdo es considerado como el primer instrumento jurídico internacional para la protección de los bienes culturales en tiempos de paz.


Tomado de portal del diairo EL ESPECTADOR / Agencia EFE