Entre enero y marzo hubo más de 10.000 desplazados en el país por el conflicto

Foto: El pasado 16 de abril, la OCHA alertó del desplazamiento de 393 indígenas en el departamento del Chocó, por combates entre grupos armados ilegales.Archivo El Espectador

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) advirtió que en el primer trimestre del año más de 10.000 personas fueron desplazadas por el conflicto armado colombiano y unas 7.300 están confinadas.

En su informe, el organismo de la ONU manifestó también que más de 19.500 personas se vieron afectadas entre enero y marzo por «eventos asociados a desastres naturales y más de 100 se han visto afectadas por minas antipersonal y otros artefactos explosivos no convencionales».

Una de las situaciones más complicadas se vivió en el municipio del Alto Baudó, en el selvático departamento del Chocó (fronterizo con Panamá), donde hubo 2.055 personas tuvieron que abandonar sus casas el mes pasado por enfrentamientos entre grupos armados.

Esto provocó el «hacinamiento de las comunidades» y creó un «riesgo de contraer enfermedades respiratorias, enfermedad diarreica aguda, desnutrición y afecciones en la piel».

Por otra parte, la OCHA señaló que la cuarentena por la crisis del COVID-19, que comenzó el pasado 25 de marzo y se prolongará por lo menos hasta el 11 de mayo, «es un factor adicional que configura una múltiple afectación para poblaciones vulnerables ya afectadas».

También le puede interesar: Indígenas wounaan desplazados en Buenaventura piden ayuda para enfrentar el hambre

Esto, explicó la oficina, agudiza «las necesidades ante las precarias condiciones de vida que presentan y enfrentando enormes dificultades para acceder a los bienes y servicios básicos para la supervivencia».

«Los actores armados están utilizando las medidas preventivas de COVID-19 como mecanismo de control social en las poblaciones vulnerables, afectadas en emergencias por desplazamientos y confinamientos, con impacto también en refugiados y migrantes», agregó el organismo.

De igual forma, el organismo señaló que por la cuarentena «se suspendieron actividades y misiones de muchas organizaciones para brindar ayuda a las emergencias humanitarias, como medida de prevención», lo cual agudiza «las necesidades intersectoriales y aumentan los riesgos de protección».

El pasado 16 de abril, la OCHA alertó del desplazamiento de 393 indígenas en el departamento del Chocó, por combates entre grupos armados ilegales.

Entre tanto, más de 14.000 menores colombianos fueron reclutados por grupos armados ilegales, principalmente por la desmovilizada guerrilla de las FARC, en los últimos 20 años, según informó este sábado el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos.


Tomado del diario EL ESPECTADOR / Agencia EFE