Esto no va a amilanarnos: magistrado al que EE. UU. le canceló su visa

Foto: Corte Suprema de Justicia

Eyder Patiño, presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema, se refirió a este hecho.

En un evento judicial en Cartagena, el presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Eyder Patiño, se refirió a la decisión de la embajada de Estados Unidos de cancelar su visa.

El magistrado aseguró que esa medida de las autoridades diplomáticas norteamericanas se dio como una respuesta a sus posiciones jurídicas, “que le han resultado incómodas a algún sector de la opinión”.

Pero dijo: “eso no va a amilanarnos. La Corte siempre ha tenido una posición enhiesta a nivel social».

Según el presidente de la Sala Penal, «la Corte siempre ha sido quien marque el derrotero ético y moral, pese a los sobresaltos que han habido», aseguró, refiriéndose a escándalos de corrupción como el del ‘Cartel de la Toga’, que han sacudido al alto tribunal y por el que están siendo investigados tres expresidentes de esa corporación.

Esos hechos, dijo Patiño, «todos los conocemos y nos avergüenza. Pero estamos en el propósito de purgar y de limpiar, porque tenemos que rescatar la administración de justicia».

Según fuentes de la Corte, la decisión de quitarle la visa a Patiño estaría relacionado con un fallo en el que él fue ponente, y por el que la Sala Penal negó la extradición de un indígena de Nariño al que Estados Unidos requería por narcotráfico. El alto tribunal negó su envío considerando que ya había sido condenado por el mismo hecho que era requerido, pues en Colombia había pagado una pena de 10 años impuesta por la jurisdicción indígena. 

Patiño hizo este pronunciamiento después de que el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Álvaro Fernando García, habló sobre este tema.

García aseguró que «cualquier interferencia, acto injusto, persecución, seguimiento o interceptación ilegal contra sus magistrados, es también una agresión contra la independencia judicial».

El presidente de la Corte también dijo que «rechaza el sistemático ataque a la integridad del Poder Judicial en general y, en particular, contra algunos magistrados de la Corte Constitucional y el Presidente de la Sala de Casación Penal».


Tomado de portal del diario El Tiempo