Evangelización y Política: Temas de la CVII Asamblea Plenaria

Foto: CEC

En la mañana de hoy se instaló la Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano en su versión ciento siete. En esta ocasión, el tema principal de discernimiento se centra en la evangelización y la política, orientado en la línea de una Iglesia que sale hacia las periferias geográficas y existenciales, guiada por la Palabra que escucha y proclama con fidelidad.

La buena política: «ejercicio del servicio a las comunidades»

Durante su alocución inaugural, monseñor Óscar Urbina Ortega, Arzobispo de Villavicencio y Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), constató que esta Asamblea sobre evangelización y política se realiza en medio de un «país herido de nuevo por la violencia irracional, polarizado y cerrado al diálogo desde lo particular y desde la identidad de cada uno».

Sin embargo, la diversidad de puntos de vista en sí no tiene por qué constituir un problema: Antes que muros, las diversas opciones políticas válidas son «puertas abiertas para el encuentro y el diálogo profundo sobre las diversas dinámicas que afectan al país en los temas más sensibles», dijo el arzobispo, refiriendose a problemáticas como la falta de reconciliación, la corrupción, la narco-degradación, las diversas formas de violencia, la falta de distribución de la tierra, la inequidad, la falta de un proyecto educativo que conduzca a la plena inclusión, la salud como derecho y no como negocio, la protección de la vida de los que trabajan por la justicia y la paz, y las consecuencias que trae la crisis venezolana para Colombia.

Ante este panorama, monseñor Urbina llamó a los católicos a involucrarse en la política «sin dejarse atemorizar por la realidad de la corrupción existente, sino sentirse por ello estimulados a trabajar para transformar dicha situación». En este sentido, remarcó la importancia de una pedagogía que ayuda a rescatar la relación existente entre política y moral. «La política es el ejercicio del servicio a las comunidades, por ello hace referencia a la centralidad de los valores más altos de nuestra sociedad», dijo.

Para poner estos valores en práctica y citando al papa Francisco, el presidente de la CEC mencionó la importancia de la solidaridad, el reconocimiento de la dignidad de cada persona y el trabajo a largo plazo y en unidad, lo que implica «desarrollar» comunión en las diferencias. Por otro lado, hizo énfasis en que «la realidad es más importante que la idea y el todo es superior a las partes y más que la suma de ellas».

La Amazonía

Finalmente, el arzobispo de Villavicencio se refirió al tema de la Amazonía, que será tratado también en el marco de un sínodo que se llevará a cabo en octubre del 2019 en la ciudad de Roma. «La deforestación y la amenaza impune de la selva que es una de nuestras mayores riquezas, es un escándalo. Nos corresponde ayudar a asumir a los colombianos la conciencia de la tarea común que tenemos», dijo al terminar el discurso inaugural para la CVII Asamblea General del Episcopado Colombiano.


Tomado del portal de la Conferencia Episcopal de Colombia