FMI recomienda a Colombia ‘hacer una reforma pensional significativa’

Foto: Cortesía Minhacienda

Tras fin de visita oficial a Colombia destaca contraste entre aguante del país y debilidad regional.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó el viernes la visita oficial anual a Colombia, tras la cual, además de resaltar el contraste entre las débiles tendencias regionales y la “resiliente” economía colombiana, que logró crecer 3,3 por ciento el año pasado, hizo varias recomendaciones.

El organismo tocó uno de los temas más sensibles en el país: las pensiones. Al respecto, sugirió que «vale la pena considerar una significativa reforma pensional que incluya la ampliación del pilar social Colombia Mayor y que elimine subsidios regresivos para las pensiones más altas». 

De igual manera, el FMI llamó la atención sobre la persistencia del alto nivel de desempleo estructural, informalidad, y flujos migratorios, por lo cual, destacó: «sigue siendo prioritario el esfuerzo para fomentar el empleo formal».

Pese a las retadoras condiciones externas y las tensiones sociales de América Latina, señaló el FMI, la demanda interna impulsó el crecimiento, con un importante papel de los migrantes venezolanos.

Entre tanto, dicen las conclusiones del organismo, se incrementó el déficit externo, ampliamente financiado por una inversión extranjera directa estable.
Sin embargo, el fondo señala que han crecido las vulnerabilidades ante riesgos a la baja.

Los esfuerzos de política se han orientado a mejorar los ingresos fiscales de manera progresiva, mejorar la eficiencia del gasto público, impulsar la competitividad externa e integrar a más trabajadores, incluyendo a los inmigrantes, al sector formal.

Para el FMI, un factor que impulsa la actividad económica es el “recomendable” esfuerzo para integrar a los migrantes venezolanos.

También destaca el crecimiento del 2019 de 3,3 por ciento en el producto interno bruto, que contrasta con el más lento crecimiento regional y global. Incluso, para el presente año se espera un crecimiento algo mayor, de 3,4 por ciento, gracias a la demanda interna. Esta se soportará en la sostenida inmigración, la política monetaria acomodaticia y las condiciones de crédito, hechos que también darán dinámica a la creciente inversión. “A pesar de la resiliencia del crecimiento, el mercado laboral siguió débil en el 2019”, dice el informe.

El fondo también comenta que la fuerte demanda interna combinada con la caída de las exportaciones han ampliado los desequilibrios externos.

Así mismo, se espera que el ciclo de crédito del país podría seguir mejorando y respaldando la demanda.

Sobre las vulnerabilidades, señala que mientras el déficit externo se espera que sea cómodamente financiado, las crecientes necesidades de financiación externa aumentan la exposición de Colombia a un escenario a la baja como, por ejemplo, una pronunciada caída en los precios de las materias primas o un agudo aumento de las primas de riesgo.

Otros detonantes externos serían las tensiones comerciales, o un agravamiento de la epidemia del coronavirus.


Tomado de portal del diario EL TIEMPO