Gobierno responde a citación a la JEP sobre protección de ex-Farc

Miguel Ceballos y Emilio Archila señalaron que la seguridad de excombatientes es su prioridad.

Luego de que este viernes la Sección de Ausencia de Reconocimiento de la JEP citó el 25 de noviembre a altos funcionarios del gobierno nacional, a miembros del Ministerio Público y al Fiscal General de la Nación, en el marco del estudio de las medidas de protección para los excombatientes de las Farc, el Gobierno señaló que la seguridad de los ex-Farc es una prioridad para  y que esta citación es importante para «trabajar de la mano para fortalecer los derechos de la vida y el ejercicio de la política para los que están cumpliendo el proceso de paz».

(En contexto: Fiscal y alto gobierno, citados a JEP a explicar protección de ex-Farc)

El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, señaló que han venido coordinando con distintas entidades del Gobierno, «las acciones para dar cumplimiento a las órdenes emitidas por la Justicia Especial para la Paz, en el sentido de dar los lineamientos para garantizar la seguridad de los miembros de Farc»

Ceballos agregó que también están al frente de presentar los lineamientos para la política de «desmantelamiento de grupos armados que aún están activos en Colombia y se vienen ensañando contra los excombatientes de las Farc».

Por su parte, el Consejero para la Estabilización y la Reincorporación, Emilio Archila, señaló que para el presidente «siempre ha sido una prioridad la seguridad de los excombatientes» y de los miembros del partido Farc.

(Le sugerimos: Minga indígena: nuevo choque entre Bogotá y el Gobierno)

«Tenemos más de 50 medidas especiales de protección» para los excombatientes, puntualizó Archila y agregó que la Unidad Nacional de Protección (UNP)  tiene «450 personas bajo su protección en los antiguos espacios territoriales. Hemos desplegado alrededor de 3.100 efectivos entre la Policía y el Ejército».

El Consejero aseveró que hay más de 120 personas responsables de los ataques contra ex-Farc en la cárcel. 


Tomado del diairo EL TIEMPO