Guerra de datos en Brasil: la prensa se une para divulgar cifras de COVID-19 tras polémica

Foto: El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto a un grupo de sus seguidores / EFE

En una inédita alianza, los principales medios de Brasil anunciaron que trabajarán juntos para publicar el recuento de los casos de coronavirus en el país, luego de las fallas en el controvertido sistema recuento instalado por el presidente Jair Bolsonaro. Los críticos de este sistema denuncian que busca “invisibilizar” a las víctimas del virus.

Los principales medios de comunicación brasileños anunciaron este lunes una alianza inédita para divulgar juntos las cifras de la COVID-19 en el país después de que el Gobierno decidiera ocultar parte de las estadísticas de la enfermedad.

Los diarios Globo, Folha de Sao Paulo, Estado de Sao Paulo, Extra, así como los portales G1 y UOL, han unido fuerzas para montar un grupo especial de periodistas que se encargará de recopilar los casos y muertes por coronavirus de los 27 estados brasileños.

«El Gobierno Federal, por medio del Ministerio de Salud, debería ser la fuente natural de esos números, pero actitudes recientes de autoridades y del propio presidente (Jair Bolsonaro) ponen en duda la disponibilidad de los datos y su precisión», afirmaron los medios en una nota conjunta.

Vea también: El nuevo sistema de conteo de casos por COVID-19 arranca con fallas en Brasil

La divulgación del boletín oficial con los datos de la pandemia en el país, que registra cerca de 700.000 contagios y más de 35.000 muertes, ha sufrido diversas modificaciones recientemente que se han traducido en una reducción de las informaciones ofrecidas.

Primero retrasó el horario de publicación hasta pasadas las 22:00 hora local y después decidió no incluir el número total de casos y muertes por la enfermedad, publicando apenas las cifras registradas en las últimas 24 horas.

La alianza de medios también resaltó que se han dejado de divulgar las curvas de casos nuevos y acumulados, así como de óbitos, por fecha de notificación y semana epidemiológica.

La nueva metodología provocó una fuerte repulsa de asociaciones médicas, las secretarías regionales de Salud de los 27 estados brasileños, así como de líderes políticos, como el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, quien acusó al Gobierno de «jugar con la muerte».

El cambio coincide además con la expansión de la enfermedad, que ya ha llegado a alrededor del 80% de los 5.570 municipios de este país de 210 millones de habitantes, según diversos estudios académicos.

Brasil es el segundo país del mundo con mayor número de contagios, solo por detrás de Estados Unidos, y el tercero en fallecidos, aunque ya está cerca de superar a Reino Unido en ese apartado.

Vea también: Brasil ya es el tercer país con más muertos por coronavirus 

Además, el Gobierno de Bolsonaro divulgó en la noche del domingo, con un intervalo de pocas horas, datos contradictorios que corrigió después y posteriormente anunció que lanzará «una nueva plataforma interactiva» esta semana con las cifras.

En contraposición, los principales medios de comunicación brasileños han decidido «colectar los números directamente de las secretarias regionales de Salud» de los 27 estados brasileños.

«Cada medio de comunicación divulgará el resultado de ese acompañamiento en sus respectivos canales. El grupo llamará la atención del público si no hay transparencia y regularidad en la divulgación de los dados de los estados», señalaron.

En medio de esta «guerra» de cifras, varias regiones del país, entre ellas Sao Paulo, el estado más rico y poblado del país, y también el más azotado por el COVID-19, han iniciado una arriesgada desescalada con la curva de infectados aún en fase creciente.


Tomado del diario EL ESPECTADOR