Fotografía de Vatican Media

El Papa Francisco Invita a dar el mensaje del evangelio ” gratuitamente han recibido, gratuitamente den”

El Vicario de Cristo, durante los últimos domingos he sugerido a todos ustedes que se hicieran con un pequeño Evangelio, para llevar uno mismo durante el día para poder leerlo a menudo…

“Tomen el Evangelio. Tómenlo, tómenlo con ustedes y léanlo cada día. Es el mismo Jesús el que les habla allí. Es la palabra de Jesús. Esta es la Palabra de Jesús.  Y como Él, yo les digo: gratuitamente han recibido, gratuitamente den… Den el mensaje del Evangelio.

Pero a lo mejor alguno de ustedes no cree que esto sea gratuito.

“¿Pero cuánto cuesta? ¿Cuánto debo pagar, Padre?”

Pero hagamos una cosa, a cambio de este regalo, hagan un acto de caridad, un gesto de amor gratuito: una oración por los enemigos, una reconciliación, alguna cosa…

Hoy se puede leer el Evangelio también con muchos instrumentos tecnológicos. Se puede llevar encima la Biblia entera en un teléfono móvil, en un Tablet.

Lo importante es leer la Palabra de Dios, con todos los medios, pero leer la Palabra de Dios, Es Jesús que nos habla allí, y acogerla con el corazón abierto: entonces la buena semilla dará su fruto. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 6 de abril de 2014)”

La Frase de reflexión del santo padre es “Espíritu Santo, Tú que llevas adelante la Iglesia, desciende una vez más sobre nosotros, enséñanos la unidad, renueva nuestros corazones y ayúdanos a amar como Jesús nos ha enseñado”.

Todo aquello que se recibe, se puede brindar con Dios en el corazón, dar lo mejor siempre, una oración por el enemigo. Ser cortes, dar ejemplo de vida, por eso el evangelio de San mateo 10,7- 15. Recuerda dar todo lo que se recibe de manera gratita, para estar en paz con nosotros mismos.

Evangelio según San Mateo 10,7-15

Lo que han recibido gratis, denlo gratis: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente. No lleven encima oro ni plata, ni monedas, ni provisiones para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón; porque el que trabaja merece su sustento. Cuando entren en una ciudad o en un pueblo, busquen a alguna persona respetable y permanezcan en su casa hasta el momento de partir. Al entrar en la casa, salúdenla invocando la paz sobre ella. Si esa casa lo merece, que la paz descienda sobre ella; pero si es indigna, que esa paz vuelva a ustedes. Y si no los reciben ni quieren escuchar sus palabras, al irse de esa casa o de esa ciudad, sacudan hasta el polvo de sus pies. Les aseguro que, en el día del Juicio, Sodoma y Gomorra serán tratadas menos rigurosamente que esa ciudad”. Palabra del Señor.

Se pueden hacer actos sin necesidad, del dinero, con tan solo el tiempo. Ir a visitar a un enfermo, saludar en la calle, brindar una sonrisa a desconocidos, pedir por las personas que hacen el mal, orando por la paz del mundo, teniendo armonía y dar siempre todo con amor.


Redacción: Paz Estéreo