Hoy es fiesta del mártir San Estanislao Kostka, patrono de novicios y de Polonia

Hoy recordamos a uno de los santos polacos más conocidos y venerados, un adolescente tenaz, sanamente rebelde y de un calibre espiritual extraordinario, Patrono de los novicios y de los que se preparan al sacerdocio: San Estanislao de Kotska.
San Estanislao nació en Rostkow (Polonia), en octubre de 1550, en el seno de una familia rica y noble.

Su padre, que sueña en grandezas con ese hijo, lo manda a Austria para ser educado en el Colegio de la reciente Compañía de Jesús. Alumno muy aprovechado, pide entrar con los jesuitas, que no lo quieren recibir sin el consentimiento de su padre, el cual se negaba en absoluto. Se le desvanecen todas las esperanzas al ser cerrado el Colegio por orden del Emperador de Austria que expulsa a los jesuitas.

A comienzos de 1565, hubo un cambio decisivo en la vida de Estanislao. La Compañía de Jesús debe entregar el edificio del internado, a petición del nuevo emperador Maximiliano.
El tutor Juan Bilinski consigue entonces un departamento cómodo, cercano al Colegio, en la propiedad de un acaudalado luterano.
La primera amargura, intolerable para Estanislao, consiste en una decisión del dueño de casa. Este no permite entrar al Sacerdote que trae la Comunión, cuando él cae enfermo por unos días. Y por cierto, para Estanislao la Comunión es algo de suma importancia.

Admirable, por decir lo menos, fue lo sucedido en diciembre de 1565. Lo cuenta el mismo Juan Bilinski, el tutor, pocos años después, cuando fue llamado a declarar, bajo juramento, en el proceso de beatificación de Estanislao.

“Cuando Estanislao cayo gravemente enfermo en Viena, yo (Bilinski) pasé siete noches velando junto al lecho del enfermo. Una noche, velando junto a la cabecera, él me hizo señal de arrodillarme para hacer reverencia al Santísimo Sacramento de la Eucaristía, que por medio de un ángel se lo traía Santa Bárbara”.
Santa Bárbara, recordemos, era la patrona de la Congregación mariana del Colegio.
Más tarde, el mismo Estanislao, en el Noviciado, contó que cuando estuvo enfermo en Viena, vio a la Virgen con el Niño y que ella le había pedido que entrara en la Compañía de Jesús. María habría colocado a Jesús en los brazos de Estanislao.

Estanislao es un muchacho normal y equilibrado. ¿Qué está sucediendo en este joven? Bien puede Dios comunicarse visiblemente. Pero, lo cierto es que, Estanislao se cura de su enfermedad y se siente confirmado en su vocación.

Su fiesta se celebra cada 13 de agosto, es patrono de novicios, de los que se preparan al sacerdocio y de Polonia.