Día de San Lorenzo, Diácono mártir que murió quemado en una hoguera

10 de Agosto celebración de San Lorenzo, y “La Iglesia de Roma nos invita hoy a celebrar el triunfo de San Lorenzo, que superó las amenazas y seducciones del mundo, venciendo así la persecución diabólica”, dijó una vez el Obispo San Agustín en uno de sus sermones.

San Lorenzo era uno de los diáconos que ayudaba al Papa San Sixtus II. Fue asesinado por la policía del emperador mientras estaba celebrando Misa en un cementerio de Roma.

Según la antigua tradición San Lorenzo, al ver que iban a matar al Pontífice, le dijo: “Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono?” y el Santo Padre le respondió: “Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás”.

San Lorenzo se alegró muchísimo de saber que iría pronto al cielo, a pesar de ver el peligro que se aproximaba, recogió todos los bienes que la Iglesia tenía en Roma, los vendió y el dinero lo repartió a los más necesitados.

El alcalde de  la ciudad, era una persona apegada al dinero, así que llamó a San Lorenzo y le mandó que le lleve los tesoros de la Iglesia para costear una guerra que el emperador iba a empezar.

El Santo le respondió que le diera unos días de plazo para reunirlos, en ese momento fue cuando el diácono  juntó a los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con las limosnas. Después mandó llamar al alcalde y le dijó que ellos eran los tesoros más preciados de la Iglesia de Cristo.

La reacción del alcalde, fue de rabia, y  lo mandó matar lentamente; prendieron una parrilla de hierro y ahí acostaron a San Lorenzo. Los fieles vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor  muy hermoso y sintieron un aroma agradable, mientras que los paganos no percibían nada de eso.

Cuando se estaba quemando por un lado en la parrilla, el valiente mártir le dijó al juez que le dieran la vuelta para quedar completamente quemado. Un acto de valentía, al acercarse su hora, no tenía miedo, tenía una con una tranquilidad impresionante. Pidió a Dios por la difusión del cristianismo en el mundo y partió a la Casa del Padre el 10 de agosto del 258.

Según la historia, el martirio significó el declive de la idolatría romana y que la Basílica de San Lorenzo en Roma es considerada la quinta en importancia.

Poco a poco la devoción a este gran Santo se expandido por todo el mundo y muchos pueblos y ciudades llevan su nombre.

Hasta el equipo de fútbol favorito del Papa Francisco, el  Club Atlético San Lorenzo de Almagro, es en honor al diácono mártir. Pues, así fue el deseo del salesiano P. Lorenzo Massa, en los inicios de fundación del  equipo.


Redacción: Paz Estéreo