Imagen suministrada de Internet.

El huevo de pascua simboliza en varias culturas la vida y la fertilidad.

Para la religión católica el Domingo de Pascua es considerado históricamente el día de la resurrección de Jesús. Al concluir la Semana Santa aparece la tradición del conejo y los huevos de Pascua, muchos se preguntan si ambos símbolos tienen alguna relación con la fe católica.

El huevo de Pascua

La prohibición de consumir carnes rojas fue la que dio lugar a la costumbre de regalar huevo originalmente de gallina, durante el domingo de pascua. La elección del huevo se debe a que el mismo en varias culturas simboliza la vida y la fertilidad.

En el siglo XVII el Papa Pablo V bendijo el huevo en una plegaria, quizás para dejar la prohibición decretada por la Iglesia en el siglo IX de no consumirlos durante la Cuaresma.

 El conejo de Pascua

En el caso del conejo de Pascua, este proviene del hecho que antiguamente la figura de la liebre silvestre se utilizaba como recurso de catequesis para hablar sobre cómo debía ser el camino del cristiano hacia la resurrección.

Las patas traseras de la liebre son grandes, poderosas y sirven para ascender por terrenos empinados. En cambio, las patas delanteras son pequeñas y débiles.

“Esas patas hacen que al conejo le sea fácil ascender y difícil descender. Esto era utilizado para representar el camino de la vocación del cristiano. Debe ser reacio y difícil a ir hasta abajo en su vida moral y a la vez debe ser pronto, presto y ágil para ir hacia arriba, hacia la resurrección del Señor”.

Los huevos de Pascua y la Iglesia Católica

En el año 2009, el Papa Benedicto XVI envió cintos de huevos de pascua a los niños víctimas del terremoto que sacudió la ciudad de L´Aquila, en el centro de Italia, que dejó un saldo de 300 muertos.

En el 2014 el Papa Francisco 150 huevo de pascua al hospital Pediátrico Bambino Gesù (Niño Jesús) para alegrar a los niños enfermos de cáncer.

En año pasado el Santo Padre envió varios paquetes con huevos de Pascua a los niños que están en el centro de acogida de Cáritas Roma.


Redacción: Paz Estéreo 

COMPARTIR