Iglesia Católica apoya campaña nacional de seguridad vial

Foto: CEC

En el contexto de las celebraciones de Navidad y Fin de Año, la Iglesia Católica en Colombia se une al llamado de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) para que las personas asuman comportamientos adecuados en las vías, logrando la disminución de víctimas en las carreteras del país.

“Para nosotros es importante que no se afecte el sentido y espiritualidad de estas fiestas. Que este este tiempo no se mezcle ni con alcohol, ni con tragedias, sino que sea de unidad familiar”, indicó Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia, durante el encuentro con la Directora de la ANSV, Hilda María Gómez, quien, en compañía de su equipo, invitó a la CEC a vincularse a esta campaña.

Con el propósito común de defender la vida, se acordó promover piezas comunicativas sobre el tema de seguridad vial relacionadas con velocidad y alcohol.

También, se invita a las Jurisdicciones eclesiásticas y a los medios de comunicación a sumarse a la difusión de estos mensajes.

Sobre la campaña, la directora de la ANSV indicó que el apoyo de la Iglesia en esta labor es fundamental para llegar a muchos más colombianos con un mensaje de respeto por todos los actores viales que transitan por el territorio nacional.

En cifras

Durante el periodo navideño del 2017-2018, 861 personas perdieron la vida en siniestros viales, el 47,4% del total de personas que perdieron la vida fueron usuarios de moto (408), peatones 196  (22,7%), usuarios de vehículo 89 (10,3%)  y ciclistas 42 (4,8%). Los días con mayor número de fallecidos en la temporada fueron: 1 de enero con 38 personas, seguido de 24 de diciembre con 36 personas y por último el 25 de diciembre con 34.

El perfil de las personas que más están falleciendo a causa de los siniestros viales son mayoritariamente jóvenes hombres entre 19 y 34 años de estratos bajos y usuarios de motocicleta. La mayor causa de los siniestros viales es no respetar las normas de tránsito (como exceder los límites de velocidad, conducir en estado de embriaguez, entre otros)


Tomado de la Conferencia Episcopal de Colombia

COMPARTIR