Eucaristía con el Arzobispo de Tunja Y el Padre Robinson N. Fotografía de CEC

El Padre Robinson Nope viajara a Tanzania, África para hacer una labor misionera “guiada por Dios”

El pasado 16 de junio, en el municipio de Soracá (Boyacá), el arzobispo de Tunja, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, realizo la ceremonia de envío misionero al sacerdote Robinson Nope, quien viajará el próximo mes para Tanzania, África.

Estaba muy feliz,  el padre Robinson, quien dice que siempre sintió el llamado a ser misionero ad gentes: “Desde el bachillerato sentí el llamado de Dios y decidí ingresar a la comunidad de los misioneros de la Esperanza con el deseo de llevar el Evangelio más allá de las fronteras. Así inicié el camino de formación para la misión y fui ordenado el pasado 25 de noviembre de 2017. Ahora tengo la expectativa de ir a Tanzania para aprender mucho de las personas y de su cultura, bien como de hacer una buena labor misionera guiada por Dios y sirviendo al pueblo de allí”.

Sacerdote Robinson Nopes, Fotografía de CEC

La celebración eucarística, estuvo presidida por Mons. Luis Augusto Castro Quiroga,  y concelebrada por sacerdotes diocesanos de esta ciudad, de otras jurisdicciones y congregaciones. La misa conto con la presencia de religiosos y religiosas, seminaristas, laicos misioneros y fieles de la parroquia de Soracá y de esta región.

Ya al terminar el curso de “Misión Ad Gentes”, organizado por el departamento de misiones de la Conferencia Episcopal de Colombia, el sacerdote viajara como sacerdote asociado a los Misioneros de la Consolata, a mediados de julio, esa congregación fundada por el beato José Allamano el 1901 y con presencia misionera en Tanzania desde 1919.

Por otro lado, Mons. Luis Augusto Castro dice que el envío del padre Robinson  debe motivarnos a trabajar por la misión ad gentes: “Este envío es un signo de que tenemos que volver aquí en Colombia y en toda América Latina a dirigir nuestra mirada más allá de las fronteras del continente. Por eso ese despliegue a un envío es una invitación para que todos entendamos que no basta que nos encerremos en nuestro país y en nuestros problemas, sino que miremos con generosidad a aportar también en otros pueblos y culturas, en otras iglesias, con este sentido de hermandad que nos debe caracterizar como católicos”

El padre Robinson Nope nació y creció en Tunja, y pertenece a la comunidad de los misioneros de la Esperanza, joven asociación clerical de derecho diocesano fundada en 2005 por el P. Álvaro Puerta, sacerdote de la arquidiócesis de Tunja, que en 1993 ya había fundado las misioneras de la Esperanza.

“Los misioneros de la Esperanza nacieron el 27 de enero de 2005, bajo inspiración del P. Álvaro de Jesús Puerta Herrera con el consentimiento de Mons. Luis Augusto Castro Quiroga, para brindarle a la Iglesia misionera jóvenes con deseo de llevar el Evangelio hacia los lugares apartados. Nuestro carisma principal es la misión ad gentes con la opción fundamental sobre los indígenas, campesinos y afroamericanos. Estamos conformados, hasta el momento, por seis sacerdotes y varios jóvenes en formación, dispuestos y alegres en llevar el Evangelio a los lugares más apartados”, comparte el Padre Camilo Andrés Gómez, misionero de la Esperanza que trabaja en La Chorrera, Amazonas.

Teniendo en cuenta que es el primer misionero enviado a otro continente afirma que “es una alegría para nuestra comunidad, que lleva tan poco tiempo de fundada, poder traspasar nuestras fronteras colombianas para ir hacia el continente africano. Tenemos la expectativa de que le vaya muy bien a nuestro hermano padre Robinson; lo estaremos acompañando con nuestras oraciones y contamos que otros misioneros puedan ir a colaborar con esta labor misionera”.

El Padre Robinson Nope, es el primer misionero de “Misión Ad Gentes”, que viajara hacia Africa, trabajando y colaborando con su labor.


Redacción: Paz Estéreo 

COMPARTIR