Kamala Harris acepta histórica nominación a vicepresidencia de EE. UU.

Foto: Kamala Harris fue elegida por Joe Biden como la fórmula vicepresidencial a la Casa Blanca / Bloomberg

Durante la tercera noche de la Convención Demócrata, el orador principal fue Barack Obama.

La senadora Kamala Harris hizo historia este miércoles al aceptar formalmente ser la compañera de fórmula de Joe Biden en su apuesta por la Casa Blanca. Lo hizo  durante la tercera noche de la Convención Demócrata, en la que  Barack Obama, el primer presidente afro de EE. UU., fue el orador principal.

Obama afirmó en el cónclave partidario, que se realiza por primera vez casi enteramente en formato virtual para evitar la propagación de la covid-19, que su sucesor, Donald Trump, “nunca” se tomó “en serio” el cargo.

(Lea también: Convención Demócrata pone el foco sobre las falencias de Trump

“Esperaba, por el bien de nuestro país, que Donald Trump pudiera mostrar algún interés en tomarse el trabajo en serio, que pudiera llegar a sentir el peso del cargo”, señala Obama, de acuerdo con los fragmentos difundidos por los organizadores de la convención. “Pero nunca lo hizo”, agregó.

«Este Gobierno ha demostrado que derribará nuestra democracia si eso es lo que hace falta para ganar», afirmó Obama.

Harris, de 55 años e hija de inmigrantes de Jamaica e India, pronunció su discurso en Wilmington, la ciudad natal de Biden en el estado de Delaware, que también se convirtió en la sede de su campaña electoral.

(Le puede interesar: Kamala Harris, un bálsamo para la campaña de Biden)

“Debemos elegir un presidente que traiga algo diferente, algo mejor, y que haga el trabajo importante”, afirmó Harris. “Un presidente que nos unirá a todos –negros, blancos, latinos, asiáticos, indígenas– para lograr el futuro que queremos colectivamente», afirmó en referencia a Biden.

“En este momento tenemos un presidente que convierte nuestras tragedias en armas políticas”, señaló la exfiscal general de California, quien es la primera afroestadounidense elegida para una fórmula presidencial de un partido importante.

Durante el evento también habló la exprimera dama de EE. UU. Hillary Clinton. «Voten como si nuestras vidas y nuestras formas de vida dependieran de ello», afirmó la candidata presidencial derrotada por Trump en 2016.

(Le puede interesar: ‘La reelección de Trump sería el fin del experimento estadounidense’)

Asimismo, intervinieron Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder demócrata en el Congreso; la senadora progresista Elizabeth Warren, exrival de Biden en las primarias; la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, una de las figuras hispanas más prominentes de EE. UU; y  Emma González, sobreviviente de la masacre de la escuela secundaria de Parkland, Florida, símbolo de la frustración que sienten los jóvenes por la inacción de los políticos ante la violencia armada.

Biden, el exvicepresidente de Obama, fue investido oficialmente el martes en la noche para las elecciones del 3 de noviembre, cuando se enfrentará al presidente republicano en un país polarizado políticamente, en medio de la pandemia del coronavirus que ha dejado más de 171.000 muertos, la recesión económica y una oleada de clamor contra el racismo y la violencia policial.

“Muchas, muchas gracias desde el fondo de mi corazón. Gracias a todos. Significa mucho para mí y mi familia”, dijo Biden, de 77 años, tras la colorida votación nominal en la que todos los estados y territorios del país mostraron en mensajes online su diversidad geográfica y cultural, una secuencia muy comentada en redes sociales.

(Lea también: Por cuenta de Trump, Obama será central en la campaña presidencial)

La noche del martes la cerró Jill Biden, quien al más puro estilo de ‘primera dama’ al uso destacó el “amor” y la “compasión” de su marido para unir a EE. UU. “¿Cómo unes a una familia rota? De la misma manera que unes a una nación. Con amor y comprensión, y con pequeños actos de compasión. Con valentía. Con fe inquebrantable”, dijo Jill Biden.

AFP y EFE


Tomado del portal del diairo EL TIEMPO / Agencias AFP y EFE