Fotografía: aciprensa, De esta manera se adelantan los preparativos para la canonización
Fotografía: aciprensa, De esta manera se adelantan los preparativos para la canonización

Ya está todo listo en la Plaza de San Pedro Para mañana 14 de octubre llevar a cabo la canonización del Papa Pablo Vl, del Obispo Mons. Oscar Romero, del sacerdote Vincezo Romano, de las religiosas María Caterina Kasper,  Nazaria Ignacia March y del laico Nunzio Sulprizio.

 Los rostros de cada uno de los nuevos santos se encuentran desde hace varios días en la fachada de la Basílica Vaticana, además, de que está preparado el altar frente al atrio de la Basílica junto con los asientos de los fieles que rodearán la plaza el próximo 14 de octubre.

La ciudad del Vaticano es lugar de admiración y sobre todo en esta época, puesto que, la valla que separa la ciudad de Roma de la Ciudad del Vaticano  está siendo muy visitada por turistas y fieles, los cuales, observan los preparativos, oran y toman fotografías.

Un hecho importante a resaltar es que las canonizaciones se están llevando a cabo en el transcurso del Sínodo de los Obispos, lo cual permite un mayor interés a toda la comunidad.

Los dos “próximos santos” en los que más se centra la atención de los fieles son: el Papa Pablo Vl y el Arzobispo de San Salvador Ócar Romero.

 Mons. Óscar Romero:

Mons. Óscar Romero es nacido en Ciudad Barrios, El Salvador, el 15 de agosto de 1917. Siendo nombrado Arzobispo de San Salvador el 8 de febrero de 1977. Desde ese momento inició su defensa de los derechos humanos en medio de una naciente guerra civil entre la guerrilla de izquierda y el gobierno de extrema derecha.

Su condena de los crímenes contra la humanidad cometidos contra la dictadura que regía su país, le valió numerosos enemigos. El 24 de marzo de 1980 fue asesinado por un francotirador frente al altar donde celebraba Misa.

Pablo Vl:

Pablo VI es nacido en Lombardía, Italia, el 26 de septiembre de 1897. Su Pontificado comenzó el 21 de junio de 1963, tras el fallecimiento de San Juan XXIII, hasta su muerte en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo el 6 de agosto de 1978.

Durante su Pontificado permitió el desarrollo y clausuró el Concilio Vaticano II iniciado por su predecesor. Escribió seis encíclicas, de las cuales destacan la Populorum Progressio del 26 de marzo de 1967 y la Humanae vitae del 25 de julio de 1968. Además, inició la etapa de viajes pontificios como instrumento papal de evangelización.


Redacción: Luisa Fernanda Escobar

COMPARTIR