La encrucijada en la que está Boca Juniors por el caso Villa

Foto: AFP

Los directivos analizan cómo resolver el futuro del futbolista colombiano en el club.

Por: Franco Tossi
LA NACIÓN – GDA

La dirigencia de Boca camina por las paredes. El insomnio aparece y no hace más que poner una imagen en la mente: la de Sebastián Villa y la denuncia penal que hizo su novia, Daniela Cortés, por violencia de género y amenazas a través de fotos y videos, hace un par de días.

La preocupación de Jorge Amor Ameal y sus compañeros de la comisión directiva va y viene, con un tema excluyente: cómo resolver el futuro del futbolista en el club. Pero de ninguna manera quieren actuar en caliente. Si así fuera, por la coincidencia de opiniones que hay entre ellos, el atacante colombiano ya se habría ido por la puerta de atrás , luego de ser una de las figuras del equipo campeón de la Superliga durante el embalaje final. Los dirigentes reconocen la sensación general al hablar en off para LA NACION : admiten que están entre la espada y la pared.

La desesperación aumenta. No saben cuál es el próximo paso por dar y tanta es la confusión que, sin darse cuenta, se contradicen: de una opinión convincente pasan a un «pero» que descarta lo anterior. Así lo resumen dos fuentes: «Es un tema complicado, de muchas aristas. No tenemos idea de cuál es la solución real. A ninguno de nosotros le gustaría estar en los zapatos de Jorge (Ameal) para tomar la decisión final».

(Le puede interesar: Quintero explota y responde sobre el caso Villa)

Hay tres frentes que ponen en aprietos el accionar de Boca. Por un lado está la presión social . El papel de la mujer creció en los últimos tiempos y episodios semejantes derivan en reclamos de justicia. A eso hay que agregar a los numerosos de hinchas de Boca que no quieren saber nada con tener en el club a una persona que, a priori, está catalogada como violenta a partir de la reciente denuncia: por medio de Twitter exigen la rescisión del contrato.

Claro que existe un criterio que pone un freno a la definición: «Hay que esperar cómo se resuelve el tema y entonces decidir. Nadie es culpable hasta que la Justicia dicta lo contrario», sostiene una autoridad xeneize.

Por otro lado está el compromiso de este gobierno de Ameal con la igualdad de género en un ambiente tan dominado por los varones, el del fútbol. Una de las medidas prioritarias fue crear la Secretaría de la Mujer. Con ese organismo interno la institución se sumó a la lucha contra la violencia de género y el 1 de abril facilitó en una publicación de Twitter datos útiles para las mujeres que son víctimas.

«Si uno se ponés a escuchar lo que dicen las chicas del movimiento feminista, ve que tienen toda la razón. El mundo cambió. Las cosas van profundizándose en favor de una sociedad más justa y equitativa, que contemple a las mujeres como corresponde. El club va detrás de esa idea», opinó una de las fuentes.

(Lea también: Villa habría llamado a un sicario para amenazar a hija de su expareja)

Entonces, ¿qué? Las dudas, más allá de la espera por la resolución de la Justicia, obedecen a la economía del club. Cuando entró por primera vez a las oficinas de la Bombonera, la actual dirigencia encontró que la tranquilidad en los números que había comunicado la gestión de Daniel Angelici no era tal. Además, la cuarentena ya está haciendo sentir sus consecuencias: «El 63% de los ingresos del club se origina en los socios. Hay muchos que no están pudiendo pagar la cuota y muchos abonados no pueden renovar los abonos. También dependemos de la venta de entradas de la Copa Libertadores y todavía no sabemos qué va a pasar con eso», explican. Y agregan, sobre el delantero colombiano: » Vale 20 millones de dólares. Quizás ahora no quiera comprarlo nadie. Pero si echamos a Villa, ¿de qué vive Boca? Sería un suicidio y perder parte del patrimonio. No queremos violencia de género, pero también nos votaron para defender los intereses del club».

Quizás, y como aseguran, la clave estará en la Justicia. Según qué decida ésta en el caso Villa-Cortés, será la resolución de Boca. No puede haber grises: los dirigentes entienden que si perdonan al futbolista pese a una posible sentencia en contra, les fallarían a, como mínimo, las 2200 mujeres que confiaron en ellos en la elección de diciembre.

Mientras tanto, el delantero de 23 años abandonó la casa de su compatriota de River Juan Fernando Quintero (comparten el representante). ¿Fue «separado» del plantel? Por ahora no. ¿Por qué? Prefieren esperar el desenlace. Además, Fernando Burlando, el abogado de la joven, anunció que pedirá la detención.

La tranquilidad de la cuarentena se terminó por Sebastián Villa. El ojo ya está puesto en los confundidos dirigentes.

Franco Tossi
LA NACIÓN
GDA


Tomado del diario EL TIEMPO / GDA La Nación