La Universidad de Oxford y AstraZeneca reanudarán los ensayos clínicos interrumpidos por una reacción adversa

Foto: Derechos de autor de la imagen PAUL BIRIS/GETTY IMAGES

Los ensayos clínicos de la vacuna contra la covid-19 que están desarrollando la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford serán reanudados.

La institución académica dijo este sábado que considera seguro seguir adelante con las pruebas, que fueron interrumpidas luego de que un voluntario en Reino Unido reportara un efecto secundario.

La vacuna se considera un fuerte competidor entre las docenas que se están desarrollando en distintas partes del mundo.

La Universidad de Oxford dijo en un comunicado que se «esperaba» que «algunos participantes no se sintieran bien» en grandes ensayos como este.

El principal asesor científico del gobierno, Patrick Vallance, se hizo eco de esta opinión y dijo en una conferencia de prensa este miércoles que lo que había ocurrido en el ensayo de Oxford no era inusual.

La universidad agregó que los estudios ahora podrían reanudarse siguiendo las recomendaciones de un comité de revisión de seguridad independiente y de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido.

La Universidad de Oxford dijo que no revelaría información sobre la enfermedad del paciente por razones de confidencialidad, pero el diario New York Times publicó que a un voluntario se le había diagnosticado mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta la médula espinal y que puede ser causado por infecciones virales.

Hay esperanzas puestas en que esta vacuna pueda ser la primera en llegar al mercando, tras los ensayos exitosos en las fases 1 y 2.

El paso a la fase 3 en las últimas semanas ha involucrado a unos 30.000 participantes en Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Sudáfrica. Los ensayos de vacunas en esta fase a menudo involucran a miles de participantes y pueden durar varios años.

Riesgo de «perder el control»

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que se están probando casi 180 posibles vacunas en todo el mundo, pero ninguna ha completado los ensayos clínicos.

El profesor Mark Walport, miembro del consejo científico asesor del gobierno para emergencias (Sage, por sus siglas en inglés), advirtió que Reino Unido estaba «al borde de perder el control del virus».

«Solo hay que mirar al otro lado del Canal [de la Mancha] para ver lo que está sucediendo en Francia y en España», dijo Walport en el programa Today de la BBC.

Tanto Francia como España han tomado nuevas medidas para contener una «segunda ola», que en el caso de España ha roto récords respecto con la que hubo en abril.

En Reino Unido, las cifras oficiales publicadas este sábado mostraron que 3.497 más personas dieron positivo con el virus. Es el segundo día consecutivo en que el número de casos diarios registrados supera los 3.000.

El número total de casos confirmados hasta el momento es de 365.174. Además, nueve personas más han muerto durante los 28 días posteriores a la prueba positiva de covid-19, lo que eleva el número de fallecidos en el Reino Unido a 41.623.

Estas cifras indican que la epidemia de coronavirus en Reino Unido está creciendo nuevamente, después de que el número R, la tasa de reproducción del virus, se elevara a entre 1 y 1,2 por primera vez desde marzo.