Las cartas que se juega el Gobierno para que Mancuso vuelva a Colombia

Foto: Salvatore Mancuso fue extraditado hace 12 años a EE. UU., en donde ya terminó de pagar sus penas por narcotráfico / EFE

Nueva solicitud de extradición y posibilidad de ir a corte internacional, parte de la estrategia.

La Cancillería radicó este jueves ante las autoridades de los Estados Unidos la cuarta petición formal de extradición para que se envíe a Colombia al exjefe paramilitar Salvatore Mancuso Gómez, considerado uno de los máximos jefes de las Autodefensas, al lado de los hermanos Castaño Gil.

La petición entregada al Departamento de Estado de los Estados Unidos se sustenta en una decisión de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal de Bogotá del 11 de agosto, que le revocó la libertad a prueba que le había concedido un juez de ejecución de penas en noviembre del año pasado.

Sobre otras dos peticiones de extradición hechas el 15 de abril y 13 de mayo, señaló la Cancillería, no se ha recibido ninguna respuesta sobre su aprobación o negativa. Y sobre la tercera petición que se hizo a ese país, indicó que se retiró por decisión de un juez de ejecución de penas.

Aunque la Cancillería asegura que ha estado atenta al tema y que ha dado “respuesta oportunamente” a las aclaraciones y solicitudes del Departamento de Justicia, desde hace días distintos sectores han cuestionado las gestiones para que Mancuso Gómez sea enviado a Colombia tras saldar sus cuentas en EE. UU. por narcotráfico.

Human Rights Watch (HRW), por ejemplo, señaló que se han cometido errores que tendrían a Mancuso más cerca de Italia que de Colombia. “Hasta ahora, las autoridades colombianas han hecho esfuerzos muy pobres por lograr el retorno del líder paramilitar, cuyo testimonio podría ser extremadamente valioso para lograr la verdad plena sobre crímenes cometidos por grupos paramilitares y sus cómplices”, dijo HRW en un comunicado.

(Lea también: La carta ‘urgente’ de Justicia y Paz al presidente Duque sobre Mancuso)

Hace solo 15 días, este diario reveló que una de las solicitudes de extradición se sustentó con una orden de captura contra el exparamilitar que estaba vencida. Y si bien esta fue prorrogada, la defensa de Mancuso alegó que el juez no era competente para tal prórroga, lo que dilató el proceso.

Y desde el Congreso se han escuchado voces como la del senador Rodrigo Lara, quien dijo ayer: “La deportación de Mancuso a Italia solo es posible si media la complicidad tácita del Gobierno colombiano. Y así lo recordará la historia”.

Mancuso Gómez, que tiene nacionalidad italiana y está intentando a través de sus abogados ser enviado a ese país, fue extraditado hace más de 12 años y en Colombia no ha culminado su proceso de Justicia y Paz y aún tiene una investigación por lavado de activos. En la Justicia Especial para la Paz (JEP) fue rechazado en primera instancia por considerar que fue un combatiente y no un tercero civil, por lo que la competencia sobre sus delitos eran de Justicia y Paz.

(De su interés: Las deudas y aciertos de Justicia y Paz, a 15 años de su creación)

Tribunal internacional

El pasado 13 de agosto, desde una cárcel en Estados Unidos, envió un mensaje según el cual mantenía sus compromisos con las víctimas, y al tiempo sus abogados avanzaban en la búsqueda de su traslado a Italia. “Tengan por seguro las víctimas del conflicto armado colombiano que jamás las voy a defraudar. Aprovecho la ocasión para expresarles a todas las víctimas mi pedido sentido de todo corazón de perdón por todo el daño causado en el conflicto armado”, decía Mancuso en su mensaje.

El presidente Iván Duque señaló este jueves que, además de insistir en las solicitudes de extradición, se acudirían a otras instancias para que el exparamilitar sea puesto a disposición de las autoridades nacionales.

“Salvatore Mancuso tiene graves deudas pendientes con la justicia colombiana y por eso se ha pedido su extradición. Si piensa ser deportado a Italia, acudiremos a los principios de jurisdicción universal por crímenes de lesa humanidad. Sus crímenes no quedarán en la impunidad”, escribió Duque en sus redes sociales.

Y luego el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos Arévalo, explicó los alcances de la estrategia del Gobierno. Dijo que cuando una persona viola las comisiones internacionales de derechos humanos puede ser perseguida en cualquier parte del mundo.

Y en particular se refirió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, al que, dijo, podrían acudir las víctimas de Mancuso Gómez, con lo que el caso sería llevado por esa instancia internacional ante el Gobierno de Italia.

“En ese contexto de la jurisdicción universal, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se convierte en una opción muy importante para que a través del sistema de queja individual prescrito en el protocolo 11 de la Convención de 1998 se pueda acudir ante ese tribunal, para lo cual el Estado colombiano y el Gobierno harán todos los esfuerzos para apoyar esas solicitudes”, dijo el funcionario.

(Más de su interés: Que Mancuso y Londoño les digan la verdad a las víctimas: Á. Leyva)

Los anuncios del Gobierno agitaron más la polémica sobre el tema ante las advertencias de que ese tribunal no tendría competencia para asumir el caso.

La congresista Juanita Goebertus señaló: “La incompetencia de este gobierno no tiene límite. Comisionado: el tribunal juzga Estados por su responsabilidad, no personas que han cometido delitos”.

La abogada Catalina Botero Marino, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes y experta en Derechos Humanos, escribió en sus redes sociales: “Traer a Mancuso no es una opción, es una obligación del Estado. Por eso deben hacer una solicitud sólida, o incurren en negligencia grave. Acudir al principio de jurisdicción universal es realmente muy difícil y a la Corte Europea de DD. HH. es jurídicamente inviable. ¿No lo saben?”.

En medio de la polémica, personas cercanas a Mancuso en Colombia dijeron que el exparamilitar quiere seguir asistiendo a las diligencias de Justicia y Paz como lo ha venido haciendo por medios virtuales y que, de hecho, se prepara la apelación a la decisión de la JEP de rechazarlo para que se permita que su caso vaya a esa jurisdicción y sea escuchado sobre la forma como funcionó en el país uno de los más temidos aparatos criminales y que dejaron miles de víctimas en todas las regiones.

(Le sugerimos leer: Procesos contra Mancuso, frenados por falta de acuerdo para conexión)

JUSTICIA Y POLÍTICA


Tomado del portal del diario EL TIEMPO