Lista la reforma tributaria, vendrá ahora la reforma a los subsidios

Foto: Hernando Herrera / El Tiempo

El Ministro de Hacienda dice que muchas personas hoy ya no necesitan el mismo nivel de ayudas.

Luego de que el Congreso aprobara este miércoles el proyecto de ley de financiamiento (reforma tributaria), que comenzará a regir en el 2019, el Ejecutivo anunció, desde ya, que una de las medidas de mediano plazo para equilibrar las finanzas públicas será una revisión a fondo del régimen de subsidios.

Así lo anunció el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, tras señalar que en el 2019, primer año de aplicación de ley, no se verán grandes efectos de reducción del gasto porque el esquema de gastos es rígido e inflexible, por lo cual se necesitarán proyectos de ley para ajustar las cuentas a mediano plazo.

“En el primer año será más de 1,2 billones de pesos. Y lo adicional debe venir del estudio que se hará. Esto se puede subir a 5 billones tratando de minimizar en el impacto en el gasto social”, aseguró el funcionario.

Por ello, una de las medidas de mediano plazo serán las reformas a los regímenes de subsidios, que en su concepto son muy amplios para personas que han mejorados sus ingresos en los últimos años y que ya no necesitan el mismo nivel de ayudas.

Y agregó que “el país tiene una política en materia de subsidios diseñado para un país que no tiene los niveles de ingresos y los estándares de calidad de vida que tiene Colombia hoy en día”.

Muchos requieren ahora menos ayudas

A manera de ejemplo, Carrasquilla explicó que el país en el que el 26 por ciento de la población está en condiciones de pobreza, mientras el régimen subsidiado de salud abarca al 50 por ciento o más de la población.

“Cuando la pobreza era del 50 por ciento de la población, ni más faltaba, y tenía que llegar a esas dimensiones. La elevación en la profundidad implica un desembolso fiscal, y como el país fue disminuyendo su pobreza y el régimen subsidiado se mantuvo en el mismo tamaño, con más calidades, ejerce una presión fiscal que es necesario revisar”, agregó.

Y señaló que el 85 por ciento de la población recibe algún subsidio para el consumo de bienes públicos, y si bien es lógico llegar a la población más vulnerable, en muchos programas focalizados pueden estar llegando a poblaciones que no necesitan esos montos de subsidio.

Aunque el grueso de los cambios requiere ajustes, cuyos cálculos son objeto de elaboración, una decisión en esta medida ya fue tomada por el Gobierno, al no prorrogar el subsidio de tasa de interés para compra de viviendas entre 105 millones de pesos y 340 millones de pesos.

Documentos de Planeación Nacional muestran que se destina un 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a subsidios, pero estos no son progresivos, toda vez que cerca del 39 por ciento se destinan a los dos grupos poblacionales de mayor ingreso, de un total de cinco, en rubros como pensiones, vivienda y servicios públicos.


Tomado del portal de noticias del diario El Tiempo

COMPARTIR