Los arreglos de navidad

Foto: cec.org.co

El significado de los arreglos de la navidad, lo que para cada uno puede llegar a simbolizar la alegría, la nostalgia, la familia.

Por: Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez

Obispo Auxiliar de Cali

Diciembre es un mes en donde todos los sentimientos se encuentran. Para muchos son días de alegría y jolgorio, para otros son días de nostalgia y remembranzas.

Por otro lado, en la Iglesia se celebran dos tiempos litúrgicos, el Adviento y la Navidad. Ambos tienen un mensaje común centrado en la esperanza. Es la renovada invitación para que la vida de todos los cristianos esté enmarcada en la esperanza de la vida eterna, de los tiempos nuevos, en los que, como dice el profeta llegarán días en que “de las espadas forjarán arados, de sus lanzas podaderas. No alzará la espada nación contra nación, ni se prepararán más para la guerra. Estirpe de Jacob, venid, caminemos a la luz del Señor” (Isaías, 2, 4 – 5).

Esto significa que es necesario prepararnos para acoger a Jesús que quiere nacer de nuevo en los corazones de todos. Espiritualmente nos preparamos con la oración, la penitencia, la caridad. Y en los días previos, los llamados tiempos fuertes, hacemos la novena al Niño Dios.

Con esta preparación espiritual, que debe ser la más importante, se ha ido consolidando una tradición que viene de otras culturas, manifestada en la decoración de las casas, calles y templos, con luces de colores y arreglos navideños, inspirados muchas veces en costumbres nórdicas donde el papá Noel es el protagonista. El árbol de navidad y guirnaldas de variadas formas, ocupan los espacios, lastimosamente desplazando los signos religiosos y cristianos como el pesebre y la tradicional imagen de la Sagrada Familia.

Qué bueno que sin dejar a un lado las decoraciones navideñas, tan costosas por cierto, los católicos y cristianos demos el lugar que merecen al auténtico y original significado del adviento y la navidad, como momento de encuentro de la familia alrededor del pesebre para que juntos podamos cantar con los ángeles: “Gloria Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama” (Lucas, 2,14).

Desde ya para todos, “Feliz Navidad”.


Tomado del portal de la Conferencia Episcopal de Colombia.

COMPARTIR