Los jóvenes del mundo son importantes para la Iglesia

Fotografía de Vatican Media

El Papa Francisco en el Sínodo de los Obispos en realiza la invitación a ser una iglesia sin perjuicios abriendo las puertas y oídos para todos los jóvenes 

Durante la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, delante de los 267 obispos provenientes de todas partes del mundo, junto a los jóvenes participantes, escuchar el mensaje del Santo padre Expresó “que escucha y en camino (…) que se deja interpelar, sin prejuicios ni estereotipos y que logra superar con decisión la plaga del clericalismo”.

Todo respecto al tema de este año : “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Del mismo modo, el Vicario de Cristo resaltó  “El encuentro entre generaciones puede ser extremadamente fructífero para generar esperanza”, agradeciendo a los jóvenes “el haber apostado a favor de que merece la pena sentirse parte de la Iglesia, o entrar en diálogo con ella; vale la pena tener a la Iglesia como madre, como maestra, como casa, como familia y que, a pesar de las debilidades humanas y las dificultades, es capaz de brillar y trasmitir el mensaje imperecedero de Cristo”.

La reflexión es  “vale la pena que nos pongamos en actitud de escucha los unos de los otros; vale la pena nadar contra corriente y vincularse a los valores más grandes: la familia, la fidelidad, el amor, la fe, el sacrificio, el servicio, la vida eterna”.

Además, en el inicio  la 3° Sesión de los Círculos Menores este 8 de octubre, Monseñor Heriberto Andrés Bodeant Fernández, obispo de Melo – Uruguay, desatacó “la inquietud de los jóvenes por el cómo hacer para llevar una vida en coherencia con el Evangelio; es decir, cómo vivir en mundo que presenta otros valores, otras propuestas, y vivir de acuerdo a la fe que se profesa de una forma realmente comprometida, no la fe como un espacio, ni como un accesorio, sino como algo que verdaderamente impregne la vida y se manifieste en todas sus dimensiones”.

Este encuentro de Obispos, finaliza el 28 de octubre participan: 51 cardenales (incluyendo dos patriarcas y tres arzobispos principales); seis patriarcas; un arzobispo mayor; 45 arzobispos; 102 obispos residenciales; 37 auxiliares; 6 vicarios apostólicos y un obispo prelado; 10 religiosos que representan la Unión de Superiores Generales y 10 miembros no honrados de la orden episcopal entre diocesanos y religiosos; 23 expertos seleccionados con base en sus competencias y 49 auditores, entre los cuales 34 son jóvenes de los cinco continentes con edades entre 18 y 29 años.


Redacción: Paz Estéreo