Los pueblos originarios están sufriendo desprecios, marginación y criminalización

Foto: Vatican News

Fue la afirmación en el mensaje final del Seminario Latinoamericano para Obispos y Secretarios de Comisiones Episcopales sobre Pastoral en los Pueblos Originarios que se llevó a cabo en Bogotá por convocatoria del Departamento de Cultura y Educación del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM

Los sufrimientos de los pueblos originarios reflejados en las situaciones de pobreza, marginación y pérdida de sus prácticas ancestrales, fue la constatación surgida del análisis de los agentes de Pastoral de los Pueblos Originarios sobre realidad social, política, cultural y religiosa de estas comunidades.

Sistema neoliberal aplasta cualquier alternativa que intenta emerger

“Con dolor constatamos que estos Pueblos están sufriendo en todos los países una situación de desprecio, marginalización y hasta criminalización. Frecuentemente son desalojados de sus territorios tradicionales que les obliga migrar a zonas urbanas donde sufren el despojo de su dignidad y de su derecho de ser diferentes lo que amenaza su identidad. El sistema neoliberal globalizado aplasta rápidamente cualquier pequeña alternativa que intenta emerger”, expresaron en el comunicado final.

Luchar por la promoción humana indígena

Tras una semana de debate en el Seminario Latinoamericano para Obispos y Secretarios de Comisiones Episcopales sobre la Pastoral de estos pueblos, los participantes afirmaron su voluntad “de dar un paso más desde la inculturación hacia la interculturalidad”, y reiteraron su compromiso para luchar por la promoción humana indígena, lo que incluye – puntualizaron – el asesoramiento y la formación jurídica, además de una educación desde los valores culturales de cada pueblo y un sistema de salud cuya base sean sus experiencias y conocimientos ancestrales.

Pastoral pueblos originarios es prioridad para la Iglesia

Tal como informa el CELAM se reiteró la prioridad de la Iglesia en el reconocer y valorar “las culturas autóctonas con sus espiritualidades y sabidurías enraizadas en la tierra y el cosmos”, y la responsabilidad de la misma en el cuidado de los ambientes que fueron “el hogar de los pueblos originarios”. El llamado para laicos y consagrados es, pues, el de defender la vida de la naturaleza y rechazar las acciones extractivitas de los recursos naturales, sin consulta de las comunidades porque esta es “una manera sencilla en la que nos adherimos al magisterio de la iglesia, plasmado en las posturas e intervenciones de los últimos Papas”.

El evento se llevó a cabo del 5 al 9 de noviembre en Bogotá, por convocatoria del Departamento de Cultura y Educación del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM.


Redacción Paz Estéreo. Con la información del portal Vatican News

COMPARTIR