Más pobre y desigual, el panorama que enfrenta Venezuela

Foto: EFE

La más reciente Encuesta de Condiciones de Vida muestra un empeoramiento en todos los indicadores.

Por: Andreína Itriago

EL TIEMPO

Venezuela es hoy un país más pobre y desigual. Esa es la principal conclusión de la más reciente Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) del período comprendido entre noviembre de 2019 y marzo de 2020, cuyos resultados muestran un empeoramiento generalizado en todos los indicadores del país.

(Lea también:  El covid-19 y los líderes latinoamericanos / Una vuelta al mundo)

Según los datos de Encovi, un 96, 2 por ciento de los hogares venezolanos es pobre y un 79,3 por ciento está en pobreza extrema, pues sus ingresos no les permiten costear la canasta alimentaria.

“No tenemos en los últimos 60 años registros de nada parecido (…). Nos estamos pareciendo, en una serie de indicadores, más a situaciones que registran países africanos que lo que muestran nuestros pares suramericanos”, dijo una de las coordinadoras del proyecto, la profesora Anitza Freitez, en entrevista con EL TIEMPO.

En los gráficos se evidencia la tendencia creciente de la línea de pobreza, especialmente entre 2014 y 2019, período en el que el producto interno bruto (PIB) sufrió una caída de 70 por ciento.

(Le puede interesar: Otro líder chavista tiene covid-19: Tareck El Aissami dio positivo)

“Después de haber registrado durante más de cinco años consecutivos una contracción del crecimiento económico y de haber vivido un proceso hiperinflacionario que aún persiste, las familias venezolanas han visto completamente destruidos sus ingresos y con ello su poder adquisitivo, viéndose limitadas a satisfacer necesidades esenciales, entre ellas, la más importante, la alimentación”, explicó Freitez, quien es directora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES) de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

La encuesta revela, además, que en el mismo período, sobre todo en el último año, ha aumentado la desigualdad en el país. “Lo que el (ex)presidente (Hugo) Chávez, con mucho orgullo, mostraba en la década del 2000, durante el período de bonanza económica, que el país había logrado reducir los niveles de desigualdad y se ubicaba entre los países de América Latina con menor desigualdad, ya eso es historia pasada”, dijo Freitez.

(Lea también: Maduro y el TSJ, arando el camino del partido único en Venezuela)

El equipo que coordinó junto con el también profesor de la Ucab Luis Pedro España detectó desigualdades importantes, principalmente, en materia de acceso a alimentos, equipamiento de hogares y educación.

Esta edición de la Encovi, referencia obligatoria en cuanto a realidad social y económica de la población venezolana desde 2014, cuando fue publicada por primera vez, tenía el reto de actualizar el perfil demográfico del país, tras la que calificaron como una oleada emigratoria inédita con enormes efectos sobre la reducción del volumen de la población, el nivel de envejecimiento y la configuración de los hogares.

“Han aumentado considerablemente los hogares unipersonales, porque si se trataba de parejas en las que ha emigrado el hombre, pues queda la mujer al frente del hogar”, dijo Freitez, al tiempo que aseguró que son ellas quienes están recibiendo la mayor parte de las remesas que, antes de la llegada de la pandemia a Venezuela y los países receptores, llegaba al 10 por ciento de los hogares venezolanos, tuvieran migrantes o no, según pudieron detectar los académicos.

(Le puede interesar: Diosdado Cabello resulta positivo para coronavirus)

De acuerdo con Encovi, de cada cinco hogares venezolanos, uno reporta que al menos uno de sus miembros ha dejado el país en los últimos años.

“Pospandemia, en la medida en que los otros países vayan mejorando, las posibilidades de que vayan a recibir migrantes venezolanos siguen siendo altas, porque la situación en Venezuela, y los resultados que hemos mostrado dan cuenta de ello, sigue siendo muy difícil para la vida cotidiana de la población venezolana”, acotó Freitez.

Durante la cuarentena, de hecho, las cosas han empeorado. Los números de Encovi muestran, por ejemplo, que 43 por ciento de los hogares se han visto afectados por la pérdida de empleo o por la reducción de sus ingresos, que la percepción de remesas se ha reducido a la mitad y que 70 por ciento de los hogares sufren con el aumento del precio de los alimentos.

(Lea también:  Padrino dice que oposición venezolana jamás tendrá el poder político).

“El panorama del país en estos meses que siguen no es nada alentador.
 No hay nada que nos permita visualizar que la situación de Venezuela pueda mejorar pospandemia si no hay cambios profundos, que tampoco están a la vista”, lamentó Freitez.

ANDREÍNA ITRIAGO
Corresponsal para EL TIEMPO
CARACAS


Tomado del portal del diario EL TIEMPO