Miralos como se aman Del Padre Carlos Castaño

Banner de Ejercicios Espirituales

El Amor de Dios es poderoso perdona el pecado, tiene misericordia; todos se pueden comunicar en oración por medio del espíritu siendo personas de bien y aceptándose como hijo de Él

Al iniciar la predicación, el padre pide realizar una reflexión en donde las personas sean cocientes que son propiedad de Dios, por creación y por convicción. Al referirse por creación, significa que somos creados a su “imagen y semejanza”, una relación de amor. Y por convicción porque lo queremos y lo demostrando obramos bien, perdonándonos nosotros mismo y sanando las heridas.

El amor de Dios es tan grande que sana y perdona los pecados, es un amor que libera. Para los ojos del creador todo es especial, su amor es muy intenso. Dios “me creo por amor”, por ese motivo toda persona es única en el mundo.

Dios quiere que todos los hombres se salven y estén en el camino del bien; pero el maligno no quiere que nos salvemos y su manera de atacar es por medio del esoterismo,de la droga, atacando la fe y dividiendo a las familias. Pero si hay esperanza hay vida y todo en el amor de Dios se logra.

La oración es poderosa, porque nos comunicamos por medio del espíritu con Dios. Sanando nuestro corazón. Él consuela, nos guía es un amor verdadero, que siempre quiere lo mejor para nosotros. A través de la Oración  podemos agradecerle y pedir ser sanados, porque todos deben dejar el pasado atrás.

Crecer en el amor, es crecer en la paciencia, en la voluntad, en la ternura, sonreír. Alejando toda la fuerza negativa, la tristeza, el rencor, el odio. Por eso se debe hacer el ejercicio de sanación, iniciando con un encuentro por ustedes mismos.

¡Dios es amor y misericordia!


Redacción: Annie Rincón

COMPARTIR