Muere Leopoldo Brizuela, escritor y poeta argentino, a los 55 años

Foto: Luis Alberto García

El autor de ‘Inglaterra. Una fábula’ y ‘Una misma noche’ fallece en Buenos Aires

Por: Mar Centenera – Buenos Aires

EL PAÍS (Es)

Fue escritor, poeta y traductor. Ávido lector. Cazador de archivos y manuscritos de otros narradores. Generoso promotor de autores, y especialmente autoras, poco conocidos. El argentino Leopoldo Brizuela ha muerto este martes a los 55 años en la localidad bonaerense de Ensenada después de atravesar una larga enfermedad, según han informado sus allegados. Ganador del premio Clarín en 1999 con Inglaterra. Una fábula y del Alfaguara en 2012 con Una misma noche, Brizuela recreó la memoria argentina con una voz propia.

Descendiente de emigrantes catalanes que llegaron a Argentina en el XIX, nació el 8 de junio de 1963 en la ciudad de La Plata, a 40 kilómetros de Buenos Aires. Con 12 años, el futuro escritor vivió allí una escena que calló durante décadas: tocaba el piano cuando un grupo de militares entró en su casa durante los primeros meses de la dictadura. No dejó de tocar mientras la patota interrogaba a sus padres. Los uniformados pasaron después a la casa contigua y secuestraron a la vecina. El asalto a esa misma casa en 2010 fue el germen de Una misma noche, una novela que fluctúa entre la Argentina de la dictadura y la de ese momento. En ella Brizuela nada entre el silencio de los testigos de un régimen militar que causó unas 30.000 víctimas entre 1976 y 1983. «¿Qué podían pensar y nombrar los vecinos de entonces, cuando no existía ni el concepto de desaparecido? Entonces se decía: ‘Se lo llevaron’. Sin sujeto», destacaba Brizuela en 2012 en una entrevista con EL PAÍS.  Después de dar sus pasos iniciales en el periodismo, Brizuela publicó su primera novela, Tejiendo agua, en 1985. Con ella llegó también su primer galardón, otorgado por la Fundación Amalia Lacroze de Fortabat. Su reconocimiento público despegó 15 años después con Inglaterra. Una fábula, en la que noveló la colonización británica en Argentina a principios del siglo XX. «La historia de Latinoamérica siempre ha sido contada por otros», dijo tras recibir el premio Clarín por esa obra en la que narra la aniquilación de los indios bajo el disfraz de una misión. En 2010 concibió otra de sus obras más recordadas, Lisboa. un melodrama.

«Con un lenguaje terso y elaborado que lo ha identificado, Brizuela fue un cuidadoso artesano de la lengua», lo despidió «con hondo pesar» la Biblioteca Nacional de Argentina en un comunicado. Brizuela Brizuela colaboraba desde 2016 con esa institución en la búsqueda de textos de otros escritores argentinos para garantizar su conservación y permanencia en el país sudamericano. «Trabajó en la incorporación de los archivos de Abelardo Arias, Oscar Hermes Villordo, Alberto Williams, Liborio Justo, Olga Costa Vivas, entre otros y creó la colección «María Elena Walsh» que se inició con un libro inédito y seis cartas de la escritora y cantautora argentina a quien Brizuela admiraba y conocía muy bien», agregó el documento de la Biblioteca Nacional.

Siempre alejado de los focos, pese a estar considerado como uno de los narradores contemporáneos más relevantes de su país, Brizuela escribió también poesía –Fado, poemas (1995)-, cuentos –Los que llegamos más lejos (2002)– y piezas periodísticas. Entre estas últimas destacan sus reportajes a grandes cantoras argentinas, como Mercedes Sosa, Aimé Painé y Leda Valladares. No es casual: Brizuela en su juventud se centró en la música, el piano y el canto antes de ir a Cambridge a estudiar Derecho, que abandonó, y regresar a La Plata a estudiar Letras. A Valladares le unía una larga amistad, inciada cuando fue su alumno de canto y después colaboró con ella.

Su última novela, Ensenada. Una memoria (2018), estaba situada en 1955, en medio del golpe cívico-militar que provocó la caída del presidente Juan Domingo Perón. Preparaba otra ambientada en la provincia norteña de La Rioja sobre la infancia de su padre.


Tomado del portal del diario EL PAÍS (Es)