Netflix convertirá en serie el cómic de ciencia ficción argentino ‘El Eternauta’

Foto: Viñeta de 'El Eternauta', novela gráfica creada en 1957 por los argentinos Héctor Germán Oesterheld y Francisco Solano López.

La novela gráfica creada por Héctor Germán Oesterheld y Francisco Solano López en 1957 nunca fue llevada a la pantalla

Por: Federico Rivas Molina / Buenos AIRES

EL PAÍS (ES)

Nieva en Buenos Aires. Los copos son de un verde fosforescente que llama la atención de los porteños, que aún no saben que matan al primer contacto. Las calles de la capital argentina pronto serán un cementerio nevado, regado de víctimas de una invasión alienígena, los “ellos”, que “la resistencia” combatirá en escenarios tan bonaerenses como la cancha de River o la avenida General Paz. No hay estatuas de La Libertad ni aviones enviados por el Pentágono en El Eternauta, considerado el cómic más emblemático de Argentina. El Eternauta es una historia de ciencia ficción creada en 1957 por el guionista Héctor Germán Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López. Seis décadas después de la publicación de las primeras tres páginas de la saga, Netflix ha anunciado en Buenos Aires que convertirá la historia en una serie.

La principal plataforma de streaming saldará una vieja deuda: pese a su popularidad arrolladora, El Eternauta nunca fue llevado a la pantalla. Lo intentaron directores como Adolfo AristarainPino Solanas o Lucrecia Martel, que siempre chocaron con problemas de presupuesto y conflictos legales. Netflix hará ahora una inversión que no precisó y Juan Salvo, como se llama el protagonista creado por Oesterheld, vivirá bajo la dirección de Bruno Stagnaro, responsable de Pizzabirra, faso y la serie Okupas. La serie estará disponible en todo el mundo, no solo en Argentina, entre “2021 y 2022”, y será una “versión contemporánea inspirada en la novela gráfica”. El anuncio estuvo a cargo del director ejecutivo de la plataforma, el estadounidense Reed Hastings, quien viajó especialmente para ello hasta Buenos Aires. Desde un auditorio en el barrio de La Boca, Hastings dijo que Netflix producirá también una serie sobre Juan Manuel Fangio, gloria del automovilismo argentino.

“Argentina es uno de los diez países con más suscriptores del mundo. Brasil y México le ganan por poco. Lo que vamos a hacer es seguir invirtiendo en contenidos”, dijo Hastings el miércoles. Un día antes, el directivo se reunió con el presidente Alberto Fernández, con quien “repasó las inversiones de la compañía en el país y los futuros lanzamientos de producciones argentinas para la plataforma audiovisual”, según dijeron desde la Casa Rosada.

La apuesta de Netflix por regionalizar los contenidos de la plataforma está clara: Fangio es un héroe argentino sin discusión y El Eternauta es la primera historieta de ciencia ficción ideada en escenarios locales, lejos de los tópicos estadounidenses. La tira se publicó entre 1957 y 1959 por entregas de tres páginas por semana en la revista Hora Cero Semanal. Pronto fue un éxito.

En una entrevista al diario Clarín en 1997, Solano López (1928-2011) daba las claves de semejante repercusión: “Un tema fuerte, la invasión, acá, en Buenos Aires, peleando en la General Paz y en la cancha de River. Y un elemento subyacente: nuestro sentimiento de país periférico, acosado, a merced de lo que decidan otros. El Eternauta expresó eso directamente, y como muchos lo sentían, la historieta prendió”. Oesterheld dijo alguna vez que el secreto del éxito estaba en la idea de comunidad que transmitía el guion, opuesta a las escenas de héroe solitario, y siempre estadounidense, que los lectores recibían desde el norte. “El héroe verdadero de El Eternauta es el héroe colectivo, un grupo humano. Refleja así mi sentir íntimo: el único héroe válido es el héroe en grupo, nunca el héroe individual, el héroe solo», dijo.

La historia personal del guionista de El Eternauta ayudó a la permanencia de la historia en el imaginario colectivo. En 1975, Héctor Germán Oesterheld se había sumado al grupo armado peronista Montoneros. Dos años después, las Fuerzas Armadas lo secuestraron, lo torturaron y lo asesinaron. También cayeron víctimas del terrorismo de Estado sus cuatro hijas (dos de ellas estaban embarazadas), sus dos yernos y dos nietos. En 2010, la juventud kirchnerista tomó el personaje de El Eternauta para ensalzar al presidente Néstor Kirchner. Con el traje de submarinista que López puso a Salvo y la cara del expresidente, nació El Nestornauta.


Tomado del diario EL PAÍS (ES)