El Papa acompañado de unos niños durante la Audiencia General Fotografía de : Marina Testino, ACI Prensa

El Papa Francisco que le hace un llamado a los Jóvenes a “vivir de sí mismo, de sus propias obras, de sus propios bienes y dejar todo para seguir al Señor”.

Este miércoles en la Audiencia General en la Plaza de San Pedro, el Pontífice pidió a los jóvenes no ir tras cosas efímeras que no dan la felicidad. Además los “Mandamientos” será el tema que centrará las próximas catequesis del Papa Francisco en un nuevo ciclo que comenzó.

El Santo padre, inicio su nuevo tema, hablando sobre el pasaje en el que un hombre le pregunta a Jesús cómo poder heredar la vida. “En esa pregunta se encuentra el desafío de toda existencia: el deseo de una vida plena, infinita”. y se preguntó “¿Cuántos jóvenes buscar ‘vivir’ y se destruyen yendo hacia atrás, a cosas efímeras?”.

Además, aconsejo a los Jóvenes diciendo: “Algunos piensan que sea mejor apagar este impulso, porque es peligroso. Quisiera decir, especialmente a los jóvenes: nuestro peor enemigo no son los problemas concretos, por muy serios y dramáticos que sean: el peligro más grande es un mal espíritu de adaptación que no es de mansedumbre o humildad, sino mediocridad y pusilanimidad”.

Por otro lado, el vicario de cristo afirmó: entonces que hay que pedir a Dios para los jóvenes de hoy “el don de la sana inquietud, la capacidad de no contentarse con una vida sin belleza, sin color. Si los jóvenes no están hambrientos de vida auténtica, ¿dónde irá la humanidad?”.

cuestionándose y respondiendo a la vez “¿Cómo se pasa de la juventud a la madurez?” “Cuando se comienzan a aceptar los propios límites”.“Uno se convierte en adulto cuando se relativiza y se toma conciencia de ‘lo que falta’”.

Así mismo, exclamó “¡Qué hermoso es ser hombres y mujeres! ¡Qué preciosa es nuestra existencia! Y hay una verdad que en la historia de los últimos siglos: el hombre ha rechazado a menudo, con trágicas consecuencias, la verdad de sus límites”.

Respecto al hombre que le preguntó a Jesús en ese pasaje del Evangelio, el Papa Francisco señaló que debía dejar de “vivir de sí mismo, de sus propias obras, de sus propios bienes y dejar todo para seguir al Señor”.

“¿Quién, pudiendo elegir entre un original y una copia, elegiría la copia? He aquí el desafío: encontrar el original, no la copia. Jesús no ofrece sustitutos, sino vida verdadera, amor verdadero, ¡riqueza verdadera!”.

“¿Cómo podrán seguirnos en la fe los jóvenes si no nos ven elegir el original?, ¿si ven que somos aficionados a las medias verdades?”.

Se debe tener encuenta que “Debemos partir de la realidad para dar el salto en ‘aquel que falta’. Debemos escrutar lo ordinario para abrirnos a lo extraordinario”.

El obispó de Roma, finalizo  diciendo que en el nuevo ciclo de catequesis “descubriremos en cada una de las leyes, antiguas y sabias, la puerta abierta del Padre que está en los cielos porque el Señor Jesús, que la ha atravesado, nos conduzca a la vida eterna”.


Redacción: Paz estéreo