Nueva tensión entre China y EE. UU. tras el lanzamiento de misiles

Foto: Los presidentes de China y Estados Unidos, Xi Jinping y Donald Trump, sostienen un duro pulso comercial. De momento hay una tregua, pero el problema de fondo sigue ahí / Jim Watson / AFP

Esto es lo que se sabe del nuevo episodio de tensión en las relaciones entre ambas potencias.

Las autoridades de Pekín afirmaron el viernes que obligaron a un navío de guerra estadounidense a abandonar la zona del archipiélago de las Paracelso, en el mar de
China meridional, después de disparos de misiles chinos en la zona.

Este incidente se produce en un contexto de vivas tensiones entre Pekín y Washington sobre varios temas, como la situación de las libertades en Hong Kong, la empresa de tecnología Huawei o cuestiones humanitarias como la represión de la minoría uigur, entre otros.

(En contexto: China busca el apoyo del mundo y Europa ante las tensiones con EE. UU.)

El ‘destroyer’ o cazatorpedero estadounidense «penetró sin autorización» el jueves en las aguas del archipiélago de las Paracelso», dijo en un comunicado Li Huamin, portavoz militar chino.

«Fuerzas navales y aéreas fueron desplegadas para seguir, vigilar, verificar, identificar e instar al navío a abandonar la zona», agregó.

El viernes, la presencia de este navío de guerra fue confirmada por la Flota estadounidense del Pacífico, que explicó que el barco quería «garantizar que las vías de navegación cruciales siguieran libres y abiertas».

Las islas Paracelso, también conocidas como islas Placel, están situadas a igual distancia de las costas chinas y vietnamitas y es un territorio disputado por ambos países.

Pero la marina china se hizo con el control de la zona en 1974, tras un conflicto naval. Washington envía regularmente a la zona navíos de guerra para realizar lo que las autoridades estadounidenses llaman «operaciones de libertad de navegación».

(Lea también: ¿Puede llegar a ser grave la ‘Guerra Fría’ entre China y EE. UU.?)

«Ignorando las reglas del derecho internacional, Estados Unidos provocó en varias ocasiones problemas en el mar de China meridional. Quieren la hegemonía marítima bajo pretexto de la libertad de navegación«, dijo Li Huamin.

El ejército chino disparó esta semana durante ejercicios militares cuatro misiles balísticos que cayeron cerca de las Paracelso, según el ministerio estadounidense de Defensa.

El lanzamiento de estos misiles, raro en esta zona, fue interpretado como una señal de advertencia frente a las maniobras militares de Estados Unidos, frecuentes en los últimos meses.

Los antecedentes de las nuevas tensiones por los misiles

La tensión entre Estados Unidos y China sobre el Mar de China Meridional se intensificó el miércoles cuando Pekín disparó dos misiles hacia la vía navegable en disputa y luego de que la administración Trump agregó 24 empresas chinas a una lista de entidades que enfrentan restricciones comerciales por ayudar a construir puestos de avanzada en la región.

En medio de ejercicios militares en curso, China lanzó misiles de mediano alcance al Mar de China Meridional el miércoles, informó el periodico South
China Morning Post.

(Lea también: EE. UU. acusa a dos ‘hackers’ chinos de robar datos de la vacuna)

No estaba claro de inmediato si había barcos estadounidenses en el área. La acción tuvo lugar un día después de que Pekín protestara por el sobrevuelo de un avión espía estadounidense a principios de esta semana.

También el miércoles, Estados Unidos anunció restricciones comerciales y de visas a dos docenas de empresas por sus esfuerzos para ayudar a China a «recuperar y militarizar puestos de avanzada en disputa» en el Mar de China Meridional, según un comunicado del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Entre las compañías de la lista se encuentran: Divisiones de la compañía estatal China Communications Construction Co., uno de los mayores constructores de proyectos de la iniciativa «Cinturón y Ruta» del país.

Guangzhou Haige Communication Group Co., que fabrica equipos de sistemas de posicionamiento global y comunicación digital.

«Estados Unidos, los países vecinos de China y la comunidad internacional han reprochado los reclamos de soberanía del Partido Comunista de China sobre el Mar de China Meridional y han condenado la construcción de islas artificiales para el ejército chino», dijo el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

«Las entidades señaladas han desempeñado un papel importante en la provocativa construcción de estas islas artificiales por parte de China y deben rendir cuentas«.

(Lea aquí: ¿Por qué EE. UU. cierra el consulado chino en Houston?)

En una declaración relacionada, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que Estados Unidos «comenzará a imponer restricciones de visa a las personas de la República Popular China que sean responsables o cómplices del reclamo, construcción o militarización a gran escala de puestos fronterizos en disputa en el Mar de China Meridional, o el uso de la coacción por parte de la República Popular China contra los reclamantes del sudeste asiático para inhibir su acceso a recursos costa afuera».

La administración Trump está tratando de lograr un repliegue de lo que Estados
Unidos considera una intensificación de la campaña china para dominar el Mar de
China Meridional, que es rico en recursos, y las naciones más pequeñas de la región.

Revirtiendo una posición anterior, la administración rechazó el mes pasado los reclamos marítimos expansivos de China en la región, y ha presionado a los aliados en la región para que adopten una postura mas firme.

Previamente el miércoles, Vietnam pidió a China que cancele los ejercicios militares que ha realizado esta semana cerca de las Islas Paracel, arguyendo a que violaron la soberanía del país.

(En otras noticias: La peligrosa cruzada ‘evangélica’ de Estados Unidos contra China)

Greg Poling, director de la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia y miembro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, dijo que el lanzamiento de misiles chinos fue un paso mesurado.

«Como ocurre con la mayor parte de la política exterior de China últimamente, parece que tiene la intención de señalar la fuerza a la audiencia nacional y a los vecinos mas pequeños, no decirle a Estados Unidos nada que no sepa», dijo Poling.

«Pekín tuvo cuidado de hacerlo dentro de limites aceptables, disparando a aguas que no están en disputa frente a la costa sur, con la debida notificación».

AFP Y BLOOMBERG


Tomado del portal del diairo EL TIEMPO / Agencias AFP y Bloomberg