Papa Francisco: Transmitir la tradición católica es esencial para la Iglesia

Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El Papa Francisco afirmó que preservar y transmitir la tradición de los Padres de la Iglesia es esencial.

Con motivo del 50 aniversario de la fundación del Instituto Patrístico Augustinianum, el Pontífice recibió en el Vaticano este sábado 16 de febrero a profesores y estudiantes de esta institución perteneciente a la Pontificia Universidad Lateranense dedicada al estudio del pensamiento de los Padres de la Iglesia y a las ciencias sagradas.

En su discurso, el Santo Padre señaló que la Augustinianum, vinculada desde sus orígenes a la Orden de San Agustín, se fundó “para contribuir a preservar y transmitir la riqueza de la tradición católica, sobre todo la de los Padres”. “Esta aportación”, aseguró el Papa, “es esencial para la Iglesia”.

En este sentido, recordó las palabras del Papa San Pablo VI durante el discurso de inauguración del Instituto: “El regreso a los Padres de la Iglesia forma parte de ese regreso a los orígenes cristianos sin los cuales no sería posible impulsar la renovación bíblica, la reforma litúrgica y la nueva investigación teológica impulsada por el Concilio Ecuménico Vaticano II”.

Otro Papa Santo, San Juan Pablo II confirmó, y así lo reconoció Francisco en su discurso, esta misión encomendada al Instituto durante su visita en 1982, cuando dijo que “entrar en la escuela de los Padres significa aprender a conocer mejor a Cristo y a conocer mejor al hombre”.

Además, el Obispo de Roma animó a los docentes del Instituto a que sean “fieles a vuestras raíces y a vuestra misión; a conservar el compromiso de comunicar los valores intelectuales, espirituales y morales que puedan preparar a vuestros estudiantes a participar con sabiduría y responsabilidad en la vida de la Iglesia y en los debates sobre los desafíos cruciales de nuestro tiempo”.

“Tal servicio está estrechamente vinculado a la evangelización y contribuya a promover el crecimiento de la familia humana hacia su definitiva plenitud en Dios”, destacó.

Por otra parte, el Papa destacó los ecos de San Agustín en la reciente Constitución Apostólica Veritatis gaudium, “que comienza con estas palabras: ‘La alegría de la verdad manifiesta el deseo vehemente que deja inquieto el corazón del hombre hasta que encuentre, habite y comparta con todos la Luz de Dios’”.

“De hecho, él conoció y expresó en el más alto grado la inquietud del corazón humano hasta que no encuentre reposo en Dios que, en Jesucristo, nos revela la verdad más profunda sobre nuestra vida y nuestro destino final”.

Como conclusión a su discurso, el Papa quiso compartir una expresión de San Agustín incluida en su obra Sobre la doctrina cristiana en la que señala que “aquellos que han de decir lo que recibieron de otros, también oren antes de recibirlo por aquellos de quienes lo reciben, para que se les dé lo que por ellos desean recibir. Y una vez recibido, oren a fin de que ellos mismos lo pronuncien como conviene y lo tomen aquellos para quienes lo pronunciaron”.

“Queridos hermanos y hermanas, al celebrar este aniversario, tened la seguridad de mis oraciones. También os exhorto a rezar los unos por los otros, -esto es importante en una institución, es necesario, para que el Señor os sostenga en vuestro esfuerzo diario de investigación, de enseñanza y de estudio”, finalizó Francisco.


Tomado del portal de ACI Prensa

COMPARTIR