Papa Francisco: Nos invita a conocer la ternura de Dios en Navidad

Fotografía Aciprensa

El papa francisco recordó que quien no se deje acariciar por el señor esta perdido 

En esta época de recogimiento donde se acerca  la Navidad, el Papa Francisco recordó que Dios es el buen pastor que “nos ama uno por uno con una ternura sin fin y comparó la figura de la oveja perdida con Judas».

En la homilía que pronunció en la Misa de la Casa Santa Marta, Francisco comentó el Evangelio de la oveja perdida. “Él viene como un juez, pero es un juez que acaricia, un juez que está lleno de ternura: hace todo lo posible para salvarnos”. Es decir, no viene “a condenar, sino a salvar”.

«Es este el gozoso anuncio, esta es la sincera alegría que nosotros queremos hoy. Esta es la alegría, este es el consuelo que buscamos: que venga el Señor con su potencia, que son las caricias, a encontrarnos, a salvarnos, como la oveja perdida y a llevarnos al rebaño de su Iglesia”.

Francisco explicó que Dios “no ama la masa indistinta, si no que nos ama por el nombre, nos ama como somos. Así, la oveja perdida no se ha perdido porque no tenía una brújula en la mano». «Conocía bien el camino, pero tenía el corazón enfermo con una disociación interior para alejarse del Señor, para saciar esa oscuridad interior que la llevaba a la doble vida».

El Papa pidió comprender el significado de las ovejas perdidas “también nosotros tenemos siempre alguna cosilla, pequeña o no tan pequeña, de las ovejas perdidas”.

El Papa culmino la homilía comentando que “hay una palabra en la Biblia el Señor es bueno, también para estas ovejas, no deja nunca de buscarlas hay una palabra que dice que Judas se ha ahorcado, se ahorcó y se arrepintió”. Esto significa Que «hasta el final el amor de Dios trabajaba en esa alma, hasta el momento de la desesperación”.


Redacción: Verónica Palacio