“Para 2019 se asignarán 62.000 subsidios y llegaremos a una cifra histórica”

Foto: Zona Cero

La meta del cuatrienio son 520.000 viviendas de interés social

Por: Heidy Monterrosa

La República

Por el desajuste fiscal de 2019, el Ministerio de Hacienda publicó una resolución con la que se eliminaron los subsidios para comprar vivienda nueva No VIS que se encuentre entre $105 millones y $340 millones. El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, le explicó a LR cuáles son los efectos de esta decisión y cuánto le costaban los subsidios al país, y dijo que aun sin estos, en 2019 la cifra de subsidios asignados será histórica.

El subsidio para la compra de vivienda nueva para la vivienda No VIS fue concebido como temporal, ¿por qué se tomó la decisión de suspenderlo ahora?

Como usted lo indica este subsidio fue creado en 2016 de manera temporal por parte del Ministerio de Hacienda para impulsar la economía en un contexto de desaceleración. En ese año el Ministerio de Hacienda lanzó 25.000 subsidios a la tasa de interés para la compra de vivienda nueva de hasta $340 millones, que consistían en una reducción a la tasa de interés de 2,5 puntos porcentuales.

Este programa hacía parte del paquete de medidas contracíclicas y transitorias anunciadas por el Gobierno anterior dentro del marco del segundo Programa de Impulso de la Productividad y el Empleo en Colombia (Pipe 2.0). La suspensión del programa no se dio en los últimos días. Es importante precisar que ni el anteproyecto de presupuesto de julio de 2018, ni el presupuesto aprobado en octubre por parte del Congreso, contemplaba nuevos beneficiarios para el año 2019.

Si bien este programa fue efectivo y logró suavizar la contracción del sector en su momento, su finalidad no fue el acceso a vivienda. En efecto, una parte de estos subsidios se utilizaron para la compra de segundas viviendas, lo que resultó positivo desde el punto de vista de la actividad económica y la generación de empleo, mas no de la progresividad del gasto público. El fundamento de este programa no era la equidad sino la reactivación económica y el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

¿Cuántos subsidios de estos se entregaron desde 2016 y qué costo tenían?

Desde 2016 y hasta octubre de 2018 se otorgaron más de 57.000 subsidios de este tipo. Para 2016, la meta fue de 25.000 subsidios y se ejecutaron un poco más de 17.000. En 2017, se hizo una nueva asignación de 20.000 subsidios contemplados entre febrero y diciembre de ese año, todos se otorgaron al cierre de 2017. Para 2018, el Ministerio de Hacienda puso a disposición otros 20.000 que se agotaron con corte al mes de octubre de este año.

El costo fiscal correspondiente a estos subsidios fue de poco más de $2 billones.

¿Es conveniente la decisión a la luz de la caída de la confianza del consumidor? ¿Se va a resentir el mercado inmobiliario?

Para noviembre, según la encuesta de opinión del consumidor de Fedesarrollo, la disposición a comprar vivienda mejoró con respecto al año anterior en los niveles socioeconómicos alto y bajo.

Las tasas de interés actualmente son unas de las más bajas observadas en términos reales a nivel histórico, y es un muy buen momento para comprar vivienda. El Ministerio invita a todos los potenciales compradores a aprovechar los precios relativamente bajos y las buenas tasas de interés del mercado.

¿Es necesario subsidiar la compra de vivienda en la clase media?

La prioridad para el Gobierno es buscar mayor equidad. Con los que programas vigentes los hogares con ingresos de hasta $6,2 millones mensuales pueden recibir un subsidio de hasta $13 millones a la tasa de interés, en el marco del programa Frech VIS. Por otro lado, el 87% de los subsidios de Mi Casa Ya se han dirigido a los hogares de más de 2 SMMLV, es decir, con $1,5 millones de ingresos. Por lo tanto, la mayoría de los subsidios del gobierno se concentran entre salarios de $1,5 a $6,2 millones de ingreso mensual.

¿Qué efectos puede tener esto en los precios de la vivienda?

La variación real de los precios de vivienda se ha mantenido en terreno positivo y estable, después de haber pasado por un periodo de contracción durante el primer semestre de 2016. Para el tercer trimestre de 2018 los precios de la vivienda nueva crecen a una tasa de 4,2% en términos reales, lo que indica que la inversión en vivienda continúa siendo un buen negocio.

De existir un efecto sobre los precios, sería de un menor crecimiento, lo cual es una buena noticia para los potenciales compradores.

¿Qué opinan los constructores y los banqueros de la decisión, los han consultado?

El sector privado entiende que una cosa son las políticas de largo plazo, sostenidas en el tiempo, y otra muy distinta son las intervenciones transitorias. Ambos sectores están muy interesados en que se den garantías de los subsidios de largo plazo, para que un número mayor de familias encuentre su cierre financiero y pueda aumentar la profundización del crédito hipotecario. Por esto, estamos aumentando el número total de subsidios, en 2017 se entregaron 58.000 subsidios por parte del Gobierno Nacional y para 2019 se asignarán 62.000 subsidios llegando a una cifra histórica que, además, se mantendrá durante el cuatrienio. Con estas metas podremos duplicar el programa Mi Casa Ya y cumplir las expectativas que tiene el sector constructor y bancario.

¿Se va a resentir la iniciación de nuevos proyectos de vivienda?

Desde el Ministerio de Vivienda tenemos como meta en el cuatrienio 1,04 millones de iniciaciones, de las cuales 520.000 estarán concentradas en Vivienda de Interés Social. Esta meta es consistente con un crecimiento robusto del sector durante el cuatrienio, que le permitirá recuperar el liderazgo sectorial en la economía. Después de siete trimestres consecutivos de crecimiento negativo entre septiembre de 2016 y julio de 2018, el sector volvió a crecer en terreno positivo a más del 4% anual en septiembre de este año. Esperamos que esta dinámica se mantenga en 2019 y que el sector se expanda a tasas de 4,5% anual.


Tomado de portal de noticias del diario La República

COMPARTIR