Fotografía Suministrada,Virgen Maria

Hoy 21 de mayo la Iglesia celebra por primera vez la memoria de la Santísima Virgen María Madre de la Iglesia, cuya fecha fue establecida el lunes siguiente a Pentecostés.

El 11 de Febrero del presente año, se firmó un decreto de la congregación para el Culto Divino, en donde el vaticano estableció la memoria.

El documento sostiene que el Papa Francisco “consideró atentamente que la promoción de esta devoción puede incrementar el sentido materno de la Iglesia en los Pastores, en los religiosos y en los fieles, así como la genuina piedad mariana”.

La misma Congregación, en el decreto señala que “esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana, debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico, y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos”.

“La gozosa veneración otorgada a la Madre de Dios por la Iglesia en los tiempos actuales, a la luz de la reflexión sobre el misterio de Cristo y su naturaleza propia, no podía olvidar la figura de aquella Mujer, la Virgen María, que es Madre de Cristo y, a la vez, Madre de la Iglesia”, dice en el texto.

Además, en una reciente columna semanal, el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, menciono que los primeros cristianos “tenían una conciencia profunda de que la Iglesia era su ‘madre’ espiritual, que los daba a luz en el bautismo, constituyéndolos en hijos de Dios a través de los sacramentos”.

Así mismo, “María era el símbolo perfecto de la maternidad espiritual de la Iglesia”, afirmó Mons. Gomez. Por ello, quien destaca la importancia de la nueva memoria que los católicos celebrarán el 21 de mayo es “un profético redescubrimiento de una antigua devoción”.

Por otro lado, en el siglo XX, el Papa Pablo VI, dirigiéndose a los padres conciliares del Vaticano II, declaró que María Santísima era Madre de la Iglesia. La memoria “Virgen María, Madre de la Iglesia” recuerda que ella es Madre de todos los hombres, especialmente de los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, siendo la Madre de Jesús por la Encarnación.


Redacción: Paz estéreo