Por qué Google y Apple quieren ayudarte a saber cuánto tiempo pasas con tu celular

Foto: Getty Images

Las aplicaciones Screen Time y Digital Wellbeing quieren ayudarte a saber con qué frecuencia miras tus dispositivos.

Por: Zoe Kleinman

BBC Mundo

Existe una creciente sensación de inquietud entre muchos propietarios de teléfonos inteligentes sobre la cantidad de tiempo que gastamos en nuestros dispositivos.

Google me dijo que alrededor del 70% de los usuarios de Android con los que habló querían “encontrar un mejor equilibrio” en el uso que le dan a la tecnología.

Pero esto pone al sector tecnológico en un lugar incómodo. ¿Cómo puede ayudar a sus clientes a desprenderse de sus teléfonos cuando, para muchas empresas, su modelo de negocio depende de que hagan lo contrario y los usen mucho?

Tanto Apple como Google han lanzado este año herramientas digitales, llamadas Screen Time y Digital Wellbeing respectivamente, que permiten a los usuarios de iPhone y Android ver cuánto tiempo pasan en varias aplicaciones y con qué frecuencia miran sus dispositivos.

Muchos usuarios de Android aún no disponen de la herramienta, ya que forma parte del sistema operativo Android Pie, que hasta ahora solo ha sido lanzado por un puñado de marcas de teléfonos.

Para aquellos que lo han visto, los resultados pueden ser un poco impactantes.

En mi primer día con el contador de Android, desbloqué mi teléfono 200 veces y pasé más de tres horas en él. Y esto pasó al mismo tiempo que compaginaba una larga jornada de trabajo con mis obligaciones como madre.

Estoy segura de que no todo fueron bromas de WhatsApp y ver gatitos en Instagram, pero todavía estoy horrorizada, por decirlo con amabilidad.

Sin juzgar

Rose La Prairie es una ingeniera de Google, que trabaja en la sede de Londres y que formó parte del equipo que desarrolló la herramienta.

Me contó que el gigante de la tecnología era consciente de quelas personas podían sentirse “culpables o avergonzadas” al ver los datos por primera vez, por lo que era crucial diseñar la aplicación para que no juzgara a nadie.

“Parte de eso fue asegurarnos de no hacer cosas como grandes flechas rojas o verdes grandes, o tratar de hacer un juicio, o una evaluación, de lo que es bueno o malo”, explicó.

“Y es que, al final, cuando hablamos con la gente, eso depende mucho de la persona. Lo que es bueno para mí puede no serlo para otra persona”, dijo.

La Prairie cree que la mayoría de las personas deberían poder autorregularse utilizando un producto.

“Para algunas personas, ver los datos será suficiente, eso les recordará cómo pasan su tiempo y lo que hacen en su celular. Pero habrá algunas que necesitarán un pequeño recordatorio adicional, y yo me incluyo entre ellas”.

Para esas personas, el panel de control puede configurarse para silenciar las notificaciones, hacer que la pantalla del teléfono se ponga en blanco y negro en un momento determinado (como la hora de acostarse) y establecer una alerta después de un cierto tiempo de pantalla en una aplicación.

Pero la realidad es quea Google no le interesa que nos alejemos del celular, ¿no?

‘Buena experiencia’

A diferencia del modelo de negocio centrado en el hardware de Apple, Google basa sus ingresos en la publicidad y eso requiere que los usuarios pasen mucho tiempo ante la pantalla.

“Creo que lo que realmente nos importa es asegurarnos de que los usuarios tengan una buena experiencia”, dice sin embargo La Prairie.

“La gente quiere descubrir cómo usa sus dispositivos y queremos asegurarnos de que podemos ayudar a los usuarios con eso”.

Vale la pena señalar que en la aplicación Digital Wellbeing nunca veremos la advertencia de “Apaga el teléfono”.

Diferentes estrategias

La respuesta de la industria de la telefonía móvil al problema es interesante.

Algunas empresas creen que pueden apartarnos de nuestros smartphones de pantalla grande con la ayuda de smartphones de pantalla más pequeña.

Los dispositivos como el teléfono Nokia de HMD Global y el pequeño teléfono Palm se comercializan como dispositivos complementarios.

En el caso de Nokia lleva incorporadas menos funcionalidades, mientras que Palm es un poco más pequeño, con lo que buscan darnos un respiro de nuestro dispositivo principal.

“Es bastante evidente que la industria todavía quiere seguir vendiendo teléfonos”, explica Ben Wood, analista de CCS Insight.

“Y es un poco irónico que estén tratando de venderte un teléfono pequeño para hacer lo mismo [que tu celular grande]”, agrega.

En última instancia, sin embargo, Wood cree que realmente el problema se reduce a la fuerza de voluntad.

“Puede tener dispositivos de todo tipo, pero depende de cada individuo el tiempo que quiere gastar con su celular”, dice.

Como romper con tu celular

Catherine Price escribió el libro “Cómo romper con tu teléfono” después de tener un bebé y darse cuenta un día de que el bebé la estaba mirando y que ella estaba mirando su móvil.

“Me di cuenta de que no quería que esa fuera su impresión de una relación humana, pero tampoco quería que fuera la forma en que vivía mi propia vida”, dice.

“Romper con el celular no significa tirarlo o dejarlo en un autobús, solo significa dar un paso atrás para crear una relación sana con él. Es convertirse en amigo de su teléfono”, sostiene Price.

Y, en su libro, propone un plan de 30 días para desarrollar esta “amistad”.

Sus 5 mejores consejos incluyen:

1.- Desactiva todas las notificaciones que puedas. Deja solo las que realmente quieres. “Para mí eso esas son las llamadas telefónicas y los mensajes de texto porque son personas reales que intentan contactarme en tiempo real. También dejo mi calendario y las de los mapas”, dice.

2.- Reorganiza la pantalla de inicio para que solo contenga aplicaciones que tengan un propósito práctico y que no sean tentadoras. La pantalla de inicio no debe tener correo electrónico, ni redes sociales, ni noticias, ni una aplicación de citas, ni juegos. Ponlas en una carpeta en una página interior para que no puedas ver sus íconos y tengas que abrirlos de forma proactiva.

3.- Saca su teléfono del dormitorio. “Necesitarás tener algo en su mesilla de noche que ocupe el lugar del celular… como un libro. Cuando vayas a buscar el teléfono, encontrarás el libro”.

4.- Consigue un reloj de alarma independiente. Si tu teléfono es también el despertador, estás garantizando que su teléfono será lo primero con lo que interactúes por la mañana.

5.- Hay un complemento llamado Facebook Demetricator, que te impide ver cuántos “likes” tiene tu publicación. Aún podrás ver la que gente a la que le ha gustado tu post, pero evitará que hagas una comprobación compulsiva, lo que puede ayudar a romper ese hábito.

‘Sentirse culpable’

En cuanto a mí, bueno, he superado la sorpresa de ver la frecuencia con la que busco mi teléfono. ¿Pero he cambiado mis hábitos?

Todavía hay veces que después de tomar el celular para, por ejemplo, consultar el pronóstico del tiempo, me encuentro a misma 10 minutos más tarde en las redes sociales sin tener ni idea de si necesito un paraguas o no.

Dicho esto, realmente uso mucho mi teléfono para el trabajo, para navegar y para mantenerme al día con las interminables comunicaciones de la escuela de mis hijos.

Le digo a La Prairie que me gustaría poder diferenciar entre el tiempo que pasé bien en mi smartphone y el tiempo perdido.

Aparentemente no soy la única.

“La gente realmente está preocupada por el uso no intencional porque le hace sentir culpable”, me dice. “Una gran versión sería cómo distinguir entre intencional y no intencional”.

Entonces, ¿2019 será el año en que rompemos con nuestros teléfonos?

Wood no está convencido.

“Para mí, 2019 es el año en el que las personas serán más conscientes de la cantidad de tiempo que gastan en sus celulares”, dijo.

“¿Pero romper? Eso es pedir demasiado”.


Tomado del portal de noticias de la BBC Mundo

COMPARTIR