Protestas en Bielorrusia: 5 cosas que tal vez no sabías sobre el país y su polémico presidente, Alexander Lukashenko

Foto: EPA

Es inusual que Bielorrusia ocupe los titulares internacionales, pero las imágenes de miles de personas tomando las calles de Minsk tras la reelección del presidente Alexander Lukashenko han impactado al mundo.

Las insólitas protestas contra lo que dicen fueron unas elecciones amañadas se han encontrado con una fuerte represión de parte de la policía, que ha reportado más de 6.700 detenidos desde el domingo.

Amnistía Internacional dijo haber recopilado denuncias de torturas y asegura que los agrupados alrededor de los centros de detención llegan a escuchar los gritos de las víctimas desde fuera, algo de lo que hay incluso videos.

En un comunicado emitido por la televisión estatal, la presidenta del Senado, Natalya Kochanova, dijo que se ha ordenado una investigación sobre la detención masiva de manifestantes, y que más de 1.000 personas han sido liberadas.

El resto de los detenidos serán liberados el viernes por la mañana, dijo el viceministro del Interior, Alexander Barsukov, aunque negó que se hubiera abusado de los prisioneros.

Y mientras Naciones Unidas y la Unión Europea analizan la situación de la antigua república soviética, el interés sobre este país en el que viven 9,4 millones de personas sigue aumentando.

Estos son algunos datos sobre una nación desconocida para muchos.

  1. Lukashenko, el gobernante europeo con más tiempo en el poder

Los resultados oficiales de las elecciones del domingo dan a Lukashenko su sexto mandato una aplastante victoria con más del 80% de los votos.

Sin embargo, no hubo presencia de observadores internacionales y son pocas las garantías de que no hubo manipulación. Su principal rival, Svetlana Tikhanovskaya, se negó a aceptar el resultado.

Los críticos de Lukashenko, quien llegó al poder en 1994, dicen que el suyo es el último régimen autoritario de Europa.

Su férreo control en el poder provocó las críticas de naciones occidentales.

El gobierno del presidente estadounidense George W. Bush lo describió en 2005 como «el último dictador de Europa» y el líder de la «tiranía más avanzada».

Lukashenko llegó a decir que cualquiera que se involucre en una protesta de la oposición en su país será tratado como un «terrorista»: «Les retorceremos el cuello como si fueran patos».

Grupos de derechos humanos lo acusan de abusos generalizados.

  1. El país proporcionalmente más afectado por la Segunda Guerra Mundial

Se calcula que Bielorrusia perdió cerca del 25% de su población durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la Alemania nazi invadió la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Murieron más de 1,6 millones de ciudadanos y 600.000 soldados soviéticos en Bielorrusia durante el conflicto, además de casi toda su población judía.

En torno al 85% de la capital fue destruida durante bombardeos y reconstruida entre las décadas de 1950 y 1960.

  1. Cerca del 70% de la lluvia radioactiva de Chernóbil cayó sobre Bielorrusia

El 26 de abril de 1986, uno de los cuatro reactores nucleares de la central eléctrica de Chernóbil explotó.

Una nube tóxica se extendió por gran parte de Europa. El acontecimiento fue descrito como la peor catástrofe nuclear de la historia.

Bielorrusia, que hace frontera con Ucrania, sufrió lo peor de la lluvia radiactiva: alrededor del 70% de las partículas peligrosas que generó aterrizaron allí.

Una quinta parte de las tierras agrícolas del país se contaminaron y más de 2.000 pueblos y aldeas fueron evacuados. Desde 1986, más de medio millón de personas en el país han tenido que ser reubicadas.

Algunos contaminantes que afectan el suelo y al aire tienen una vida media (el promedio de vida de un núcleo o de una partícula subatómica libre antes de desintegrarse) de 24.400 años, según la organización humanitaria Chernobyl International.

El desastre de Chernóbil le costó a Bielorrusia el 20% de su presupuesto anual nacional, dice la entidad, y se estima que las consecuencias del incidente le supondrán al país un costo total de US$235.000 millones.

Dos millones de personas en Bielorrusia viven en zonas muy contaminadas, según Chernobyl International.

  1. Lee Harvey Oswald, el exmarine que asesinó a John F. Kennedy, vivió en Minsk

Oswald, un exmarine estadounidense, llegó a la URSS cuando tenía 20 años, asegurando ser marxista.

La KGB (el servicio de seguridad soviético) rechazó su solicitud y el día que expiró su visa de turista, Oswald se acuchilló una muñeca. Por temor a un incidente internacional, las autoridades soviéticas le dejaron quedarse.

Lo enviaron a Minsk y le ofrecieron trabajo en una compañía de radio y televisión. Vivía en un apartamento de una habitación en el centro de la ciudad.

Oswald era uno de los pocos extranjeros en Minsk, y el único estadounidense.

Se casó con Marina Prusakova en marzo de 1961. Tuvieron una hija al año siguiente y se mudaron a Estados Unidos en 1962.

El 22 de noviembre de 1963, disparó y mató al presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, en Dallas, Texas.

  1. «Intereses estratégicos» en América Latina

América Latina es para Bielorrusia «uno de los trampolines para la integración en las redes económicas y comerciales mundiales» y tiene en la región fuertes «intereses estratégicos».

«Las economías de Bielorrusia y de los principales actores de la región se complementan», se lee en un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores de Bielorrusia.

Por eso en la última década sus relaciones con varios países latinoamericanos se han intensificado.

Hoy día, mantiene relaciones diplomáticas con los 33 países de la región, según la información más actualizada del Ministerio.

Tiene embajadas en Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, Venezuela y, desde 2019, Colombia, país con el que quiere «fortalecer sus relaciones».

Brasil es uno de sus mayores socios comerciales en la región y uno de los mayores compradores de fertilizantes bielorrusos. Por otra parte, Bielorrusia tiene en Ecuador fuertes inversiones de petróleo, donde opera su empresa estatal Belorusneft desde hace cinco años.

Con Venezuela mantiene «relaciones amistosas», dicen la autoridades bielorrusas. De hecho, el presidente Nicolás Maduro celebró este lunes la «inobjetable victoria» de Lukashenko, a quien felicitó públicamente.

Pero cuando gobernaba Hugo Chávez las relaciones con Venezuela eran todavía más intensas.

De hecho, durante mucho tiempo Bielorrusia estuvo «obsesionada» con Chávez, según la periodista del servicio ruso de la BBC Tatyana Melnychuk, quien dijo que el fallecido líder venezolano «fue durante al menos ocho años seguidos una imagen constante en los diarios y televisoras locales».

Sin embargo, el aliado más longevo de Bielorrusia es Cuba, país que considera «un socio a largo plazo».

«Cuba es el aliado más antiguo y firme de Bielorrusia en América Latina», dijo el analista político y exdiplomático bielorruso Igar Gubarevich. «Y Cuba, por su parte, valora a Bielorrusia como uno de sus pocos aliados europeos».

En octubre de 2019, Lukashenko y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, reafirmaron la alianza entre los dos países con una declaración conjunta en Minsk.

«Para nosotros Cuba, siempre fue y será un ejemplo de valor, firmeza y lealtad a los ideales», dijo entonces Lukashenko.


Tomado del portal BBC Mundo