Rebaja sí pero no así: costoso ‘sacrificio’ de James para fichar ahora

Foto: Archivo

El colombiano busca oportunidades en el mercado para volver a ser protagonista.

Por: Jenny Gámez

Fútbolred

Se ha dicho tanto que casi aburre: James Rodríguez es un jugador muy atractivo en el mercado pero muy caro, en medio de una economía del fútbol golpeada por la pandemia del coronavirus covid-19.

Por eso sus números, en términos de cotización han ido, en los últimos dos meses en picada: de diciembre de 2018, cuando costaba 65 millones de euros, pasó los 50 millones de diciembre de 2018 y luego a los a 32 millones de hoy, según Transfermarket, una cifra que difícilmente se pagará pues los rumores más optimistas hablan de un monto cercano a los 20 millones, cortesía de la post-pandemia.

Lejos estamos de la historia de 2019, la amarga historia para él, según sus últimas entrevistas: ya no se lo disputan, como entonces, Napoli y Atlético de Madrid, ya no desistía de Laurentiis, quien por sugerencia de Ancelotti (ex DT) se planteaba el pago de los 42 millones pero exigía un año de préstamo para estar seguros; ya no está la oferta, de 50 millones, según dicen, que haría el Atlético y se vería frustrada por el 7-3 de New Jersey; ya no, como antes, hay más de una oferta sobre la mesa.

Y el tema es que no habrá, como hace un año, una oportunidad para convencer a Zidane de su error al no tenerlo en cuenta, porque hay que decir que tuvo su tiempo de redención pero se apagó hasta el punto de bajarse él mismo de las últimas convocatorias en la temporada que acaba de culminar.

Habría una oferta, decían, de Lazio de Italia, que sin embargo en los últimos días se nubló por cuenta de Rafinha Alcántara, el hermano de Thiago, quien tendría todo muy adelantado para ganarle al colombiano la vacante en el medio campo. Dos años más joven, 8 millones de euros menos en la transferencia y menos de la mitad de salario al año… No es difícil de explicarse la apuesta de los italianos.

¿Otro tren que deja a James? Lazio, a punto de fichar a un Alcantara

¡Solo faltan 9 días! La contrarreloj de James para no volver al Madrid

El lío del salario

Y aquí estamos, a una semana de tener que presentarse, otra vez contra su voluntad, al inicio de la pretemporada de Real Madrid, porque tiene contrato por un año y debe honrar su profesionalismo.  Es lo que se espera.

A esta altura se esperaba que ya hubiera algo muy adelantado, incluso un anuncio oficial, pero no hay nada- El Madrid tiene 32 jugadores y Zidane solo quiere 25. Y James se atascó. ¿Por qué si es un jugador tan apreciado en el mercado, no tiene una oferta concreta? Varias razones, pero una que puede ser definitiva: es muy caro.

Lo de la transferencia se arreglaría, pagos parciales o cualquier otra fórmula es útil para el versátil agente Jorge Mendes. Pero el tema es su salario: 8,5 millones de euros por año, más bonificaciones. En días de crisis económica, nadie está dispuesto a correr semejante riesgo.

Ya el agente portugués, según el diario ‘A Bola’, lo invitó a revisar sus aspiraciones si realmente quiere facilitar su salida de Real Madrid. Y él estaría dispuesto, pero sin exagerar. Dice el diario Marca de España que uno de los que llamó al teléfono de Mendes sugirió bajar el salario a la mitad para considerar un fichaje. Y hasta allá no está dispuesto a llegar James, pues prefiere quedarse aunque sabe que no contará y en 5 meses negociar como agente libre. Está desesperado y «frustrado», es cierto. Pero no como para perder la cabeza.

El Madrid, entre tanto, harto de verlo dar entrevistas en las que señala a la directiva, al técnico Zidane, a todo el mundo antes que a sí mismo por su situación en el  club, podría plantearse una fórmula en la que pague una parte del salario por el tiempo que le queda de contrato. Es una alternativa que a estas alturas muchos dejaron de considerar descabellada. Pero a Florentino Pérez no le suena pues espera facturar algo, más ahora que el círculo de confianza con uno de sus jugadores más defendidos se ha roto. Quiere esperar un poco más.

Y entre tanto James tensa la cuerda y sabe que, igual que Bale, el problema es para otros, no para él, pues factura igual cuando juega y cuando no. ¿Hasta cuándo aguantar con la única motivación del dinero? Esa es la duda principal.


Tomado de portal Fútbolred