Santa Sede apoya a la ONU contra ensayos nucleares

Foto: Edificio de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos / Vatican News

Monseñor Frederik Hansen, Encargado de Negocios de la Misión del Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, expresó la disposición de la Santa Sede a apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas para la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT).

 Anna Poce – Ciudad del Vaticano

La Santa Sede está dispuesta a apoyar todos los esfuerzos de la ONU para lograr la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT), firmado en 1996. Así lo dijo Monseñor Frederik Hansen, Encargado de Negocios de la Misión del Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, en el discurso que pronunció en el Palacio de Cristal, en Nueva York, el 26 de agosto, con motivo de una reunión virtual para la conmemoración y promoción del Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, que se celebra el 29 de agosto.

Efectos nocivos de los ensayos nucleares en las personas y el ambiente

«Han pasado tres cuartos de siglo desde que el primer ensayo de armas nucleares – impropiamente llamado «Trinidad» – se llevó a cabo en el desierto de Nuevo México en los Estados Unidos», dijo Monseñor Hansen.  «Desde entonces se han realizado más de 2.000 pruebas, siete de ellas en este siglo», continuó, «causando daños ambientales y afectando la salud de las personas que estaban cerca de los sitios de prueba o expuestas a favor del viento a la radiactividad liberada en la atmósfera. Es de esperar que el ensayo nuclear de hace tres años haya sido el último que se haya realizado.

Por esta razón, es esencial que la Comisión Preparatoria del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares trabaje junto con los ocho Estados cuyas ratificaciones son necesarias para que el Tratado entre en vigor», explicó, «y que estos Estados estén convencidos de que la seguridad nacional e internacional sólo se verá reforzada con la entrada en vigor del TPCE».

Por un mundo sin armas nucleares

Más ensayos nucleares, de hecho, sólo disminuirá la seguridad mundial, y por lo tanto la paz y la estabilidad de todos los miembros de las Naciones Unidas y los pueblos que representan, añadió. El Tratado es, por lo tanto, un paso fundamental hacia la creación de un mundo sin armas nucleares.

En el año en que se conmemoró el 75º aniversario de la bomba atómica, recordando a las víctimas, Monseñor Hansen hizo un llamamiento para que se reapropiara el espíritu con que se fundaron las Naciones Unidas y para que todos lograran «no sólo la obligación permanente y vinculante de no volver a ensayar armas nucleares, sino el objetivo de un mundo sin armas nucleares: un objetivo que se hace aún más urgente en el contexto de una pandemia mundial», lo que puso de relieve además el absurdo de utilizar recursos valiosos para el mantenimiento de las armas de destrucción cuando muchos habitantes del planeta luchan por sobrevivir.

Citando las palabras del Papa, pronunciadas durante su visita a Hiroshima el pasado mes de noviembre, Monseñor Hansen reiteró que «el uso de la energía atómica con fines bélicos es hoy más que nunca un crimen no sólo contra la dignidad de los seres humanos, sino contra todo futuro posible para nuestra casa común» y que «el uso de la energía atómica con fines bélicos es inmoral, como lo es la posesión de armas nucleares».


Tomado del portal Vatican News