Imagen: Revista semana Edición: Paz Estéreo
Imagen: Revista semana Edición: Paz Estéreo

Este miércoles 10 de octubre se llevó a cabo una marcha nacional en defensa de la educación superior pública organizada por profesores, estudiantes y algunos rectores de las 32 universidades públicas del país.

A esta marcha además se vincularon universidades privadas como por ejemplo: la universidad de Ibagué, la universidad javeriana, La universidad de Medellín, entre otras, manifestando que la educación pública no es un privilegio, es un derecho.

Decenas y decenas de colombianos en su mayoría estudiantes universitarios salieron a marchar y a defender la educación pública basándose en cuatro pilares que piden al gobierno:

  • Las universidades públicas exigen adición de 18 billones de pesos para mejorar la calidad educativa:

En palabras de los representantes del Consejo Superior de la Universidad Nacional,  la propuesta de aumento del Gobierno nacional se reduce a un aproximado de $34.000 millones en términos reales para funcionamiento; es decir, solo el 1% que sería insuficiente para cubrir las necesidades de las instituciones.

En el pliego de exigencias de los estudiantes al estado se pide que se establezca un plan de pagos con un mecanismo estable y creciente de los 15 billones de pesos que requieren las IES (Instituciones de Educación Superior) públicas en materia de inversión.

  • A la ciencia, la tecnología y a la investigación se le debe devolver $700.000 millones de pesos que, según los jóvenes, se les han quitado por parte del estado:

 “Hace seis años el Gobierno ha venido reduciendo sistemáticamente el dinero que le ha otorgado a este rubro tan determinante para el desarrollo del país”, afirmó Jenifer Pedraza, representante estudiantil ante el Consejo Superior de la Universidad Nacional.

Añadió que “esto, con el agravante de que para aparentar cifras ante la OCDE, se han aumentado las becas a costa del presupuesto de los proyectos de investigación”.

  • Créditos sin interés y transparencia con los recursos de las universidades privadas, pues consideran que se tornaron esas instituciones con ánimo de lucro: 

“Está demostrado que el mecanismo para garantizar la educación como derecho es la financiación a la oferta y no a la demanda. En Colombia los créditos educativos no deben ser una obligación sino una opción, para quienes aun teniendo la oportunidad de estudiar gratuitamente en una universidad pública, elijan una universidad privada y un crédito educativo”, dijo Jenifer Pedraza.

Por tanto, consideran que el Gobierno debe dejar de financiar el Icetex quitándole recursos a las universidades públicas, especialmente el del Fondo de Financiación Contingente al Ingreso. 

  • Aumento del presupuesto para el SENA y la ESAP:

Consideran que mientras el presupuesto general de la Nación presenta un aumento real de 34% para rubros como el servicio a la deuda, se disminuye el presupuesto de instituciones como el Sena en $290.000 millones y para la ESAP en $81.000 millones.

Por lo anterior, exigen un aumento real de $424.000 millones para el Sena que es equivalente a la propuesta inicial de aumento a la entidad y un aumento real del 10% para la ESAP, que permita comenzar a resolver sus problemas de infraestructura, vinculación docente y bienestar universitario en todo el país.

Además de lo anterior cabe mencionar que al parecer las marchas se realizaron en total calma, no se registraron disturbios y los estudiantes de las universidades públicas continúan esperando una respuesta favorable por parte del estado.


Redacción: Luisa Fernanda Escobar