San Juan Cancio fue un prestigioso sacerdote polaco y teólogo del siglo XV, considerado como uno de los patronos de su país y de Lituania. Se le recuerda por su humildad, buen humor, y por donar casi todo su salario a los necesitados.

El Santo nació en el año 1397 en el pueblo de Kety, Reino de Polonia. Estudió en la Universidad de Cracovia donde se doctoró en teología, luego fue ordenado sacerdote  y nombrado profesor de Sagrada Escritura en la misma casa de estudios.

A sus alumnos les repetía estos consejos: “cuídense de ofender, que después es difícil hacer olvidar la ofensa. Eviten murmurar, porque después resulta muy difícil devolver la fama que se ha quitado”.

Fueron centenares los sacerdotes formados espiritualmente por él, y la gente lo llegó a llamar “el padre de los pobres por sus muchas obras de caridad con los más desvalidos”.

Fue beatificado en 1676 por el Papa Clemente X y proclamado Patrono de Polonia y Lituania en 1737. Fue canonizado por el Papa Clemente XIII el 16 de julio de 1767.


Redacción: Verónica Palacio 

COMPARTIR