Este nuevo impuesto podría dejar sin empleo a 24.000 mil  personas, de los 70.000 que hoy trabajan en las ensambladoras.

El nuevo impuesto que pretende “Gravar a todas las motocicletas con el impuesto al consumo de 8%, adicional al incremento de la tarifa de IVA de 16% a 19%, afectaría al momento de la compra el bolsillo de más de 6 millones de colombianos y sus familias, de los estratos 1, 2 y 3 en aproximadamente medio salario mínimo”, esto asegura la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), 

La motocicleta es el medio de transporte utilizado en más del 26% de los hogares. Es óptima en las zonas rurales y apartadas y se usa principalmente como herramienta de trabajo para oficios como servicios a domicilios, mensajería y repartición.

Los empresarios afirman que “el impuesto al consumo tiene como propósito gravar bienes o servicios suntuarios y de lujo, las motocicletas son productos de consumo masivo, utilizadas por la población vulnerable y de escasos recursos, por lo tanto, no se les debe aplicar más impuestos, a excepción de lo ya establecido para las motocicletas de más de 250cc”.

El acceso a la compra de motocicletas se verá limitada en el futuro. Afectando a las clases menos favorecidas, debido a la alta elasticidad del producto. En otras palabras, este incremento en el precio del vehículo por el impuesto al consumo no es consecuente con la capacidad adquisitiva de los usuarios y los afectaría inmediatamente.

La Andi asegura que el 96% de las motocicletas que se venden en el país son fabricadas en Colombia y contribuyen con el 1,05% del PIB industrial, por lo que el impacto negativo de este nuevo impuesto podría dejar sin empleo a 24.000 personas, de los 70.000 que hoy trabajan en las ensambladoras.


Redacción: Verónica Palacio