Foto: Miguel Ángel López, ciclista colombiano / EFE

El ciclista colombiano se juega todo este sábado en la contrarreloj.

Noventa y nueve segundos separan al colombiano Miguel Ángel ‘Supermán’ López de su sueño de subir al podio de París, la renta que tiene con el australiano Richie Porte, su principal rival, de cara a la contrarreloj de este sábado en La Planche des Belles Filles.

El ciclista de Boyacá culminaría así una serie impresionante, ya que a sus 26 años habría pisado ya el cajón de las tres grandes vueltas por etapas. Una gesta precoz que, además, conseguiría en su primer intento en el Tour de Francia, en el que debutó con ambiciones moderadas que fueron aumentando a medida que su figura fue creciendo con el paso de las etapas.

‘Superman’ tiene que controlar esa ventaja contra un rival especialista en la lucha contra el crono, en una etapa peculiar, en la que además de la especialidad en la lucha contra el crono cuentan otros factores, como la fatiga tras tres semanas de competición y casi 3.500 kilómetros y la subida final.

Le puede interesar: (¡Etapa nerviosa! López y el lote superaron el día en el Tour).

El australiano, que nunca ha subido al podio de una gran vuelta, se forjó como gregario de lujo del británico Chris Froome, antes de decidir dar el salto como jefe de filas.

Porte, contrarrelojista

En ese rol ha sumado algunos triunfos importantes como la París-Niza de 2013, la Vuelta a Cataluña de 2015, el Tour Down Under de 2017, la Vuelta a Romandía de 2017 y la de Suiza del año siguiente.

También lea: (Clasificaciones del Tour de Francia 2020, luego de la etapa 19).

Muchos de esos triunfos los consiguió gracias a su maestría en la lucha contra el reloj, una disciplina que le otorga la posibilidad de conseguir el mayor éxito de su carrera, el podio de París.

Y esa es la principal amenaza de López, que también aspira a ese puesto en el cajón de París, para sumarlos a los conseguidos en 2018 en la Vuelta y el Giro.

El colombiano se muestra confiado y cree que la renta será suficiente para conseguir ese logro. «Me encuentro bien, creo que mañana puede ser un gran día», aseguró poco antes de tomar la salida de la decimonovena etapa en Bourg-en-Bresse.

Tendrá que aguantar lo máximo posible en el terreno llano para luego sacar su raza de escalador en los 6 últimos kilómetros, donde la pendiente media supera el 8 %. En esa etapa contará también las fuerzas que queden en el depósito al final del Tour y, en ese apartado, ‘Supermán’ ha demostrado que ha ido de menos a más.

De menos a más

Su Tour comenzó de forma accidentada y a punto estuvo de irse a la calle en la primera etapa cuando su rueda trasera resbaló por la lluvia y fue a chocar de bruces contra una señal de tráfico.

Le recomendamos: (Egan y el Ineos cambiaron el ciclismo por el fútbol).

La primera parte no fue un camino de rosas y en la primera etapa pirenaica no pudo aguantar el ritmo de los mejores y se dejó casi un minuto con respecto al grupo de los favoritos. Pero, a partir de ese momento, no ha hecho más que progresar.

Sin salir del ‘top 10’ desde la sexta jornada, ‘Supermán’ no ha hecho más que subir posiciones hasta que en la etapa 17, la reina de la edición con final en el inédito col de Loze, se hizo con su primera victoria en el Tour y se izó al tercer puesto.

En aquella jornada, donde la carretera se mostró más empinada y en el único momento que superó los 2.000 metros, López se mostró imperial y doblegó incluso a los dos eslovenos, Primoz Roglic y Tadej Pogacar, auténticos dominadores de la edición.

Al día siguiente, en la última jornada de alta montaña, se conformó con aguantar las diferencias pese a que tuvo la oportunidad de intentar distanciar más a Porte, que sufrió un pinchazo tras coronar el último puerto, en un tramo no asfaltado.

La suerte queda pendiente definitiva de una contrarreloj en la que el ciclista del Astana tiene un colchón de 99 segundos.

EFE


Tomado del diairo EL TIEMPO