Al menos nueve muertos en dos tiroteos por ‘racismo’ en Alemania

Foto: EFE

Presunto autor fue hallado muerto en la mañana del jueves. Policía encontró manifiesto ‘xenófobo’.

Nueve personas murieron el miércoles por la noche en dos tiroteos en bares de narguilé en la ciudad alemana de Hanau, un crimen probablemente «xenófobo», cuyo presunto autor fue hallado muerto el jueves por la mañana en su domicilio.

La fiscalía antiterrorista anunció este jueves que asume la investigación y dispone de «elementos que apoyan una motivación xenófoba», anunció un portavoz.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron que fueron halladas una carta de confesión y un video.

Según el periodista alemán Peter Neumann, experto en terrorismo del King’s College de Londres, se trata de un «manifiesto de 24 páginas» que atestigua un «odio a los extranjeros y a los no blancos».

«Hace un llamamiento al exterminio de varios países del norte de África, Oriente Medio y Asia central«, usando «términos explícitamente eugenistas, afirmando que la ciencia demuestra que algunas razas son superiores», explicó Neumann en Twitter.

Por otra parte, el supuesto autor dijo haber sido «vigilado toda su vida por los servicios secretos» y se describió como un «soltero involuntario», «confesando no haber tenido nunca una relación con una mujer», continúa Neumann.

La policía anunció este jueves haber encontrado muerto al «probable autor» del crimen, al lado de otro cuerpo que presuntamente sería el de su madre, sin dar más precisiones.

Identificado como «Tobías R.» por varios medios de comunicación alemanes, el sospechoso tenía 43 años, según la cadena ARD. Según la policía, ocho murieron el miércoles y otra que resultó gravemente herida falleció este jueves. De acuerdo con la prensa, había varios heridos graves.

Dos escenas del crimen

Los investigadores también encontraron su automóvil, que contenía municiones y cargadores, señaló la prensa local, que añadió que el sospechoso tenía licencia de caza y es alemán.

Un primer tiroteo tuvo como blanco un bar de narguilé, el Midnight, en el centro de Hanau, de unos 100.000 habitantes y a 20 km de Frankfurt. Según los informes, allí mató a tres personas.

Luego el atacante partió en automóvil a un segundo establecimiento, el Arena Bar, en el barrio periférico de Kesselstadt, donde disparó sobre personas que estaban en la zona de fumadores, matando a otras cinco -incluida una mujer-, quienes según el diario Bild eran de origen kurdo.

«Las víctimas son personas que conocemos desde hace años», reaccionó el hijo del gerente del bar, citado por la agencia DPA. Dos empleados figuran entre las víctimas, según él, ausente al igual que su padre en el momento del tiroteo. «Es una conmoción para todo el mundo».

Los líderes de las principales instituciones de la Unión Europea (UE) lamentaron este jueves sus consternación.
 «Estoy profundamente conmocionada por la tragedia», tuiteó la titular de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen.

«Estamos unidos contra cualquier forma de odio y violencia», aseguró el presidente de la Eurocámara, David Sassoli. El alcalde socialdemócrata de Hanau, Claus Kaminsky, calificó el hecho como una «noche terrible». «Es un auténtico escenario de horror», lamentó la diputada conservadora Katja Leikert.

Terrorismo de extrema derecha

La amenaza de un terrorismo de extrema derecha preocupa cada vez más a las autoridades alemanas, sobre todo desde el asesinato de un diputado alemán favorable a los migrantes del partido de la canciller Angela Merkel en junio pasado.

La canciller Merkel, aseguró este jueves que «el racismo es veneno. El odio es veneno. Y este veneno se da en nuestra sociedad y ya es responsable de demasiados delitos».

Merkel recalcó que el Gobierno alemán trabaja en la defensa de «los derechos y la dignidad» de «todas las personas en el país». «Nosotros no diferenciamos por origen o religión». «Nosotros confrontamos a los que tratan de dividir Alemania con todas nuestras fuerzas y determinación», afirmó.

Además, presentó sus condolencias a los familiares y allegados de los fallecidos, y deseó una rápida recuperación a los heridos por las consecuencias «físicas» y «psicológicas» del ataque.

La asociación Ditib, la principal organización de la comunidad turca musulmana en Alemania, pidió más protección para sus fieles que «ya no se sienten seguros».

Actualmente, los servicios de inteligencia vigilan a 50 personas vinculadas al movimiento de extrema derecha y consideradas un «peligro para la seguridad del Estado».


Tomado de portal de diario EL TIEMPO