Británica que se fugó para unirse al EI pide “compasión” para regresar a su país

Foto: AFP

Shamima Begum, una de las jóvenes inglesas que escapó de casa en 2015 para incorporarse al Estado Islámico, le ha pedido “compasión” al gobierno de su país para regresar a casa tras dar la luz a su tercer bebé en Siria. Su caso expone el drama de Europa para repatriar a excombatientes de ese grupo terrorista.

El domingo, desde un campo de refugiados en Siria, la joven británica Shamima Begum le ha pedido a su gobierno “compasión” para que le permitan volver a su hogar, luego de que en 2015 escapó de Londres para unirse al grupo yihadista Estado Islámico (EI). La mujer, que ahora tiene 19 años, acaba de dar a luz a su tercer bebé el fin de semana.  Su caso ilustra el dilema al cual están confrontados varios gobiernos europeos, que se dividen entre prohibir el regreso de sus ciudadanos yihadistas por temas de seguridad, o permitirles volver para que sean juzgados.

“Acabo de dar a luz, así que estoy realmente cansada”, le aseguró Begum a la cadena de televisión Sky News. Se trata del tercer hijo de esta joven de londinense, que nació en Siria. Sus dos primeros bebés murieron por enfermedades y desnutrición.

Begum reiteró su intención de volver a Reino Unido. “Después de la muerte de mi (otro) hijo, me di cuenta de que es necesario que me vaya, por el bien de mis niños”. La joven dijo que teme que su recién nacido “muera en el campamento” de refugiados Al Hol, en el noreste de Siria, donde se encuentra actualmente.

“Creo que la gente debería tener compasión por mí, por todo lo que he vivido”, declaró Shamima Begum. “No sabía en qué me estaba metiendo cuando me fui”.

Sin embargo, la joven afirmó que no se arrepentía por haberse ido a Siria. “Esto me cambió como persona, me hizo más fuerte, más dura. Yo me casé con un hombre que nunca hubiera conocido en Reino Unido”.

El jefe del servicio de inteligencia exterior británico (MI6), Alex Younger, estimó esta semana que las personas que se hayan unido al EI “probablemente adquirieron competencias y relaciones que los convierte en potencialmente peligrosos”.

Pero la mujer se defendió del hecho de representar amenaza alguna. “Yo sólo era una ama de casa, pasé cuatro años en casa, cuidé de mi esposo, mis hijos”. Antes de estas declaraciones, su familia difundió un comunicado en Twitter a través de su abogado, Mohamed Akunjee: “Supimos que Shamima dio a luz a su hijo, entendemos que ella y su bebé están bien”. La familia subrayó que no tenía “ningún contacto directo” con la joven. Le recomendamos: La voz de los videos de ISIS habla por primera vez

“Garantizar la seguridad”

El ministro del Interior, Sajid Javid, publicó una columna en el diario Sunday Times titulada “Si está huyendo para unirse al EI, usaré todos mis poderes para evitar que regrese”.

“Mi prioridad es mantener al país seguro, y no dejaré que nada lo comprometa”, escribió. “Las decisiones que podemos tomar incluyen prohibir el acceso a Reino Unido a personas no británicas, así como retirar la ciudadanía británica a individuos peligrosos”. Sin embargo, señaló que su ministerio no crearía apátridas, como lo prohíbe la Convención de Nueva York del 30 de agosto de 1961, ratificada por Reino Unido.

El ministro de cultura, Jeremy Wright, exfiscal general, destacó que Londres estaba «obligada» a permitir el regreso de personas sin doble nacionalidad. “Es una cuestión de derecho internacional”, dijo a la BBC. “Debemos preocuparnos por la salud de este bebé” y de Shamima Begum, agregó. “Pero ella tendrá que responder por sus actos”, agrega. Miradas para entender el Estado Islámico

El drama del derecho fundamental a volver

El sábado, el presidente estadounidense Donald Trump pidió a Gran Bretaña, Francia, Alemania y otros aliados europeos “que repatrien a más de 800 combatientes del EI capturados en Siria para que sean juzgados”.

“No hay alternativa ya que estaremos obligados a liberarlos. Estados Unidos no quiere que estos combatientes del EI se esparzan por Europa”, insistió.

En Francia, el secretario de Estado del Interior, Laurent Nuñez, declaró este domingo que él se inclina por “considerar que estas personas deben ser juzgadas donde cometieron sus actos”. Anunció que Francia ya había “recibido a casi 270 adultos” que han regresado de Siria desde el comienzo del conflicto.

En Berlín, una fuente del ministerio de Relaciones Exteriores destacó que “todos los ciudadanos alemanes tienen el derecho fundamental de regresar a Alemania”. Añadió que el gobierno está “estudiando opciones” para permitir que sus ciudadanos abandonen Siria, “especialmente para los casos humanitarios”.

Un regreso solo podría ser posible si «podemos garantizar que estas personas pueden ser inmediatamente enviadas aquí delante de un tribunal y que serán puestas en detención», declaró Heiko Maas, jefe de la cartera de exteriores, el domingo por la noche en la primera cadena de televisión alemana ARD. Para ello, «necesitamos informaciones judiciales, y todavía no es el caso», dijo, juzgando que en estas condiciones una repatriación es «extremadamente difícil de efectuar».

El tema tiene que ser abordado este lunes por los ministros de Relaciones Exteriores europeos reunidos para tratar entre otros temas “la situación en Siria, especialmente los últimos avances en el terreno”, según el orden del día de la reunión.

La alianza kurdo-árabe de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) está a punto de derrotar definitivamente al grupo yihadista en su último reducto en el este de Siria. Pero todavía no se ha decidido el futuro de los extranjeros retenidos por las fuerzas kurdas. Se trata de franceses, alemanes, irlandeses, italianos, ingleses y canadienses. Los hombres están en las cárceles, las mujeres y los niños en campos de desplazados.


Tomado del portal del diario El Espectador